El titular del ISSEA, Sergio Velásquez García exhortó a la población a tomar precauciones porque a mayor calor, más casos de diarrea y deshidratación.

En esta temporada de calor la mayoría de las enfermedades ocurren por permanecer expuestos al sol demasiado tiempo y no hidratarse lo suficiente durante el día.

“Los que presentan un mayor riesgo a la deshidratación y diarreas son los niños menores de cinco años, adultos mayores y las personas enfermas o con sobrepeso; también crece la incidencia de gastroenteritis y golpe de calor”.

Ante ello, recomendó hervir el agua por lo menos durante cinco minutos, desinfectar frutas, verduras y hortalizas, así como lavarse las manos antes de preparar los alimentos y después de ir al baño.

Es importante revisar que los pescados, mariscos y carnes rojas que consumimos estén frescos para evitar intoxicaciones; beber abundantes líquidos, evitar la exposición a los rayos directos del sol por periodos prolongados; mantener ventilados los sitios de trabajo y del hogar y tener sobres de vida suero oral en casa.

Añadió que en caso de que los menores presenten ojos hundidos, llanto sin lágrimas, sed, labios y lengua secos, irritabilidad, fiebre, vómito, dificultad para respirar y diarrea, acudan de inmediato a la unidad de salud más cercana, ya que son signos claros de una deshidratación severa.

El funcionario reiteró la importancia de seguir estas sencillas recomendaciones para evitar la deshidratación y la diarrea aguda; es fundamental que los niños y la población en general, adquieran el hábito de lavarse las manos periódicamente y desinfectar los enseres de mayor contacto diario.

Finalmente, advirtió que la deshidratación puede traer resultados letales, de ahí la importancia de acudir al médico, ante los primeros síntomas.