Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció ayer a sindicalizados buscar, como sucedió con el aumento al salario mínimo, un acuerdo con la iniciativa privada para resolver el problema de las pensiones.
«Vamos a enfrentar juntos con empresarios y los dirigentes de los sindicatos el problema grave de las pensiones, las reformas que se llevaron a cabo durante el periodo neoliberal van a afectar a jubilados que después de trabajar años van a recibir apenas el 30 o 40 por ciento de sus salarios, de lo que ahorraron, porque no se pensó en el futuro de los trabajadores.
«Vamos a buscar una salida con empresarios y con los sindicatos para que los trabajadores reciban lo que por justicia les corresponde en cuanto a sus pensiones. Ese también es otro compromiso de mi gobierno», sostuvo al participar en el Décimo Congreso Nacional Ordinario de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), que preside el ex priista Pedro Haces Barba.
En presencia de senadores, funcionarios del gabinete federal y presidentes de organismos patronales, como Concamin y Concanaco, López Obrador agradeció a la iniciativa privada por ajustarse al «reacomodo» y actuar con «dimensión social».
«Quiero aquí agradecer a los empresarios de México por comprender estos nuevos tiempos y entender la necesidad de reacomodos, ya no se puede aplicar la misma política, no se puede poner vino nuevo en botellas viejas, necesitamos cambiar y esto lo celebro, celebro el que los empresarios estén tomando conciencia y actuando con mucha responsabilidad social, que los empresarios de México tengan esa dimensión social», destacó.
El tabasqueño aclaró que el aumento al salario mínimo, que en 14 meses se apreció en 36 por ciento, fue una iniciativa de los empresarios.
«La iniciativa, aunque parezca increíble, fue de los empresarios de México, el que aumentara el salario», dijo.