Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CAMARGO, Chihuahua.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ayer que se recuperará la planta de fertilizantes de Camargo, Chihuahua.
Durante una gira por la entidad, donde entregó apoyos de los Programas del Bienestar, el mandatario federal criticó el abandono de esas instalaciones, necesarias, dijo, para la producción de amoniaco y urea.
«Ahí se producía, hasta hace 16 o 17 años, amoniaco y urea para fertilizar las tierras, y desde entonces se abandonó esa planta, lleva tiempo en el abandono, y así está el país.
«Va a llevar tiempo, va a significar mucho trabajo, muchos recursos, pero vamos a echar a andar esa planta y vamos a echar a andar la producción en México», sostuvo.
López Obrador visitó la planta por la mañana, antes de acudir a un acto público en el que lo acompañó el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral (PAN).
En un video de la visita, el Presidente indicó que la planta fue abandonada en 2002, durante el sexenio de Vicente Fox.
Afirmó que la rehabilitación se pondrá en marcha sólo si es posible concluirla en su administración, que termina en 2024.
«Sí se puede; también estamos midiendo el tiempo, porque no quiero empezar nada que no pueda terminar en el sexenio; si lo podemos hacer en 3 o 4 años, va, si se nos pasa a 5 años y tenemos problema de no concluir estas obras, mejor no, porque estamos también padeciendo del tiradero de obras que nos dejaron», dijo.
Indicó que recuperar la producción de fertilizantes en el país es necesario para la meta de la autosuficiencia alimentaria.
«En 2002, con Fox, se abandonó por completo la planta, lleva más o menos 17 años parada y ahora queremos rehabilitarla, no es un asunto sencillo, porque cuesta recursos, pero ya tenemos otras plantas, esa planta que se compró en Pajaritos, y plantas en Cosoleacaque y plantas en Lázaro Cárdenas, Michoacán, para producir fertilizantes, pero todo esta en el abandono, desarticulado.
«Estamos pensando cómo integrar todas estas plantas para poder producir fertilizante y no tener que comprarlo, en el propósito de ser autosuficiente en la producción de alimentos», dijo.
López Obrador fue acompañado por Sergio Samaniego, asesor de su gobierno.

A caballo
Tras concluir el evento de entrega de programas sociales, el tabasqueño montó unos momentos al caballo percherón.
Al sonido de una banda de viento, «bailó» al caballo con ayuda de un guía.
Colaboradores del Presidente expresaron su sorpresa porque desconocían que López Obrador supiera montar.
«No creo que le guste montar, seguramente fue más la presión», dijo un funcionario de su gabinete y colaborador de hace unos 20 años.
«Buen jinete, nuestro Presidente», señaló el delegado federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera.