(Claudio Martínez/Gabriel Castañeda).- Odanis Montero Ferrales nació en Camagüey, Cuba el 24 de abril de 1986; hace seis años representó a su país en un torneo internacional celebrado en Ecuador, y ahí decidió no regresar, entonces se trasladó a México, y después de buscar una oportunidad en el beisbol de Estados Unidos, hoy realiza la pretemporada con los Rieleros de Aguascalientes, con la firme intención de ser uno de los 30 elegidos por Homar Rojas para integrar el roster de 30 jugadores, de cara a los dos torneos que este 2018 celebrará la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).
“Como ya tengo mi pasaporte mexicano, en noviembre de 2017 representé a Nuevo León en el Campeonato Nacional de Beisbol de Primera Fuerza, que se jugó en Saltillo, Coahuila, el equipo de Chihuahua fue campeón, Coahuila fue segundo y nosotros quedamos en tercero; para mí fue un buen torneo, ahí estaban Javier Villanueva y Carlos Esqueda, quienes me invitaron a la pretemporada de los Rieleros de Aguascalientes; estoy convencido que tengo la capacidad para hacer el equipo, he entrenado fuerte y así seguiré, pues tengo muchos deseos de jugar por vez primera en la LMB; ya anteriormente hice pretemporada con Sultanes de Monterrey, pero por situaciones extradeportivas no me mantuve con el equipo”, dijo el infielder.
Aunque aún no ha jugado en los dos principales circuitos profesionales del país, Odanis Montero conoce ya muy bien el beisbol mexicano; “en el pasado más reciente jugué en la Liga del Noroeste y en la Norte de México, el año anterior estuve con Vaqueros Laguna en la sucursal de Calkiní, en la Liga Peninsular, ahí gané el título de bateo, de carreras producidas y de jonrones, este último departamento fue junto a Pedro Chavarría, Juan Avena y Cristian Casas; también fui líder de hits y de dobles; terminé segundo en carreras anotadas y todo eso sirvió para que me invitaran a la pretemporada de equipo de LMB, sin embargo, al tener a Brad Snyder y Ricky Álvarez decidieron ocupar las otras plazas con elementos jóvenes de la organización”, aseguró.
Más atrás el jugador antillano participó en la Liga Invernal Veracruzana con Marlines de Boca del Río y Gallos de Ciudad Mendoza, siembre entre los mejores ofensivos de ambos equipos; en la Liga Clemente Grijalva, que se juega en Los Mochis, Sinaloa, fue refuerzo del equipo Agro Cherríos Cintar.
Sus inicios fueron en Cuba como receptor en el equipo de Las Tunas. Montero explicó lo sucedido con Sultanes de Monterrey: “todo iba muy bien, siento que me iba a quedar en el equipo, pero el representante me dio instrucciones de no acudir más y en ese entonces no me quedó de otra, hoy todo es diferente pues ya soy mexicano”, dijo con confianza.
Montero sabe que aún no tiene un lugar seguro con los Rieleros de Aguascalientes, y día a día se esfuerza para obtener una plaza; defensivamente cubre la primera base e incluso es receptor, obviamente también ha sido bateador designado, porque su principal característica es la consistencia con el bate. “Día con día me esfuerzo al máximo porque me quiero quedar con Aguascalientes, espero que así sea, pero en caso de no quedarme, ya habrá tiempo de pensar en qué es lo que más me conviene”.
El jugador antillano es consciente del gran talento ofensivo con que hoy cuenta el manager Homar Rojas, por eso es que no se descuida y día con día brinda su máximo esfuerzo.
“Cuando Aguascalientes me invitó a venir a la pretemporada, nunca lo dudé, conozco la calidad de la LMB y sé que tengo los recursos para quedarme en el equipo”. Mientras tanto Odanis Montero ya vio acción en la gira que el pasado fin de semana Rieleros de Aguascalientes hizo por cuatro poblaciones del estado de Zacatecas, y ahí enseñó que en verdad tiene cosas interesantes que aportar al equipo de Homar Rojas.

¡Participa con tu opinión!