Israel Ortega
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 27-Ago .- En los próximos 12 años, por lo menos, el INBA mantendrá en secreto los detalles y el destino de una colección de arte que Elba Esther Gordillo intentó ocultar tras ser detenida.
Se trata de 15 cajas con 16 pinturas y una escultura aseguradas por la PGR el 29 de mayo de 2014 en una bodega en Santa Fe donde Gordillo las tenía ocultas, según el acta de entrega-recepción de la SEIDO.
Hasta 2012, la maestra planeaba exhibir estas obras en una galería dedicada a Diego Rivera en un proyecto faraónico que debía desarrollar el arquitecto Enrique Norten para el SNTE denominado “La Ciudad del Conocimiento”.
Sin embargo, el plan no se realizó y, tras su captura en 2013, Gordillo solicitó a su apoderado, Luis Antonio Lagunas Gutiérrez, que las encontrara e iniciara un procedimiento legal ante el Tribunal Superior de Justicia capitalino.
El 26 de agosto de 2013, Lagunas recuperó las cajas y las movió de Azcapotzalco a la Avenida Vasco de Quiroga para guardarlas en bodegas de alquiler en una colonia popular de Santa Fe, según informó en el expediente al que Grupo REFORMA tuvo acceso.
Posteriormente, inició un procedimiento voluntario y pidió al Tribunal que enviara un actuario a la bodega de la empresa Safe Storage para que asegurara las cajas que resguardaban las obras y que citara al SNTE y a su Comité de Transparencia para que estos intentaran acreditar su propiedad.
Así, las cajas quedarían aseguradas y Gordillo quedaría desvinculada de las mismas hasta que alguien apareciera para acreditar la propiedad.
También hizo una “petición especial” para que los nombres de los involucrados fueran reservados y que el expediente se clasificara como “secreto”.
Según expertos en asuntos civiles consultados por este diario, esta solicitud puede interpretarse como un intento de hacer pasar inadvertido el procedimiento.
Además, advierten que pedir la reserva de un expediente completo no es tan común.
Los intentos de Lagunas fracasaron y los bienes fueron incautados por la PGR.
Según un acta de la Procuraduría de mayo de 2014, el INBA debe conservar y resguardar las obras hasta que se determine su destino legal.
Vía transparencia, el INBA dijo que no podía dar detalles de la colección asegurada y que los datos se reservan por 12 años por estar involucrados en una investigación.

¡Participa con tu opinión!