Fidel Orantes /Agencia Reforma

La Asociación Nacional de Actores (ANDA) está secuestrada por Jesús Ochoa, actual Secretario General del sindicado, así como por sus colaboradores, según denunciaron un grupo de socios, encabezado por Toño Infante, Teresa Pavé, Alejandra Peniche, Jaime Moreno, Laura Montalvo y Valeria Palmer.
«Está siendo manipulada, manejada y saqueada, y todo gracias a Jesús Ochoa y la gente que está con él», sostuvo Moreno en entrevista.
Los agremiados acusaron al actor de presuntas prácticas que incumplen y violan el estatuto interno de la asociación, como la remodelación de un edificio dado en comodato sin autorización de la asamblea, el trámite de una tarjeta de crédito a nombre de él, la contratación de un chofer para su servicio privado y hasta correr a socios de la tercera edad para contratar gente que no pertenecen a la ANDA.
Además, el grupo sostuvo que el Comité Ejecutivo está haciendo uso indebido del fondo para jubilados, que de acuerdo con el estatuto no está permitido.
«A todos los actores, puedan o no puedan (costear), así sean millonarios, si trabajaron y cotizaron tienen los derechos. Los socios honorarios y activos tienen derechos si cumplen con Previsión Social», dijo Montalvo.
Aseguraron que varios médicos han dejado de prestar sus servicios por los bajos honorarios que reciben, que se gastó una suma destinada para el cambio de logo de la ANDA sin la aprobación del gremio y que además han desaparecido algunos expedientes de los socios.
«Es muy delicado porque es información privada, ahí está nuestra vida entera. Deja tú los contratos, lo que ingresamos, dónde vivimos… Estamos en manos de becarios que tampoco deberían estar en la ANDA.
«No debe haber gente externa hurgando en nuestra información privada. Es delicado porque no estamos hablando nada más de nosotros, sino de Vicente Fernández, Luis Miguel y de cantidades (de dinero) de la que se está enterando gente ajena», dijo Palmer.
Señalaron a otros miembros, como Felipe Nájera, Elizabeth Aguilar y Floribel Alejandre, de también presuntamente incurrir en actos que violan el estatuto y desvío de recursos.
«(Floribel) contrata a la Policía del Distrito Federal (sic) para que cuiden adentro de las instalaciones de la ANDA. Al año son 3 millones de pesos por tenerlos ahí, porque no hacen nada.
«Teníamos seis guardias de seguridad y era un costo al año de 300 o 350 mil pesos, pero 3 millones por los policías del Gobierno me parece que no. De ahí le dan un importe a la compañera», sostuvo Infante.
Los actores exigen la renuncia de Ochoa y sus colaboradores, a quienes, sostienen, destituyeron en la Asamblea Ordinaria de la ANDA del 27 abril, en la que también la ex Secretaria de Previsión Social, Cynthia Klitbo, denunció irregularidades en la administración.
Ya han realizado denuncias a la Comisión Nacional de Derechos Humanos e indicado las faltas a través de la vía civil y penal, pero aún no han obtenido respuesta.
También pidieron a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social que retire la toma de nota, el documento que acredita oficialmente a Ochoa como Secretario General y con el que se escuda para seguir en el cargo.
«Me mandaron un oficio (diciéndome) que ellos no pueden intervenir. Perdón: ¿entonces para qué están? Que desaparezca la Secretaría», contó Infante.
El grupo representa a otros 300 miembros que, pese a presuntas amenazas, quieren agotar todos los recursos para recuperar la ANDA y hacer que la actual administración se vaya.
«Tenemos una fuerza. Lo que nos une es la honestidad, las ganas de que todo funcione limpio, blanco, que no se tuerza el dinero para la bolsa de los otros. ¡No se vale!», expresó Peniche.

ASÍ LO DJERON
«Es toda una actividad delictiva de parte de Jesús Ochoa y su gente, que son los que actualmente están al frente del sindicato de la ANDA».
Jaime Moreno, actor.

«Ésta persona, Ochoa, es ignorante, tiene poder y es peligroso. Se está viendo su peligrosidad por todo lo que está haciendo administrativamente».
Antonio Infante, actor.