Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Consejeros del INE criticaron la sentencia del Tribunal Electoral federal que condujo a descontar 1.7 millones de pesos a los gastos de campaña del priista Miguel Riquelme en la elección por la gubernatura de Coahuila.
Ciro Murayama señaló que la decisión la Sala Superior abre la puerta a que en el futuro haya un prorrateo del gasto entre un mayor número de candidaturas que las permitidas en el reglamento de Fiscalización
“Abre el riesgo de que esta práctica incorrecta quede legitimada, porque se podrá dispersar el gasto y sólo habrá una sanción”, dijo el presidente de la Comisión de Fiscalización.
Benito Nacif dijo que el resolutivo del Trife propicia la dispersión del gasto.
“Tendremos que buscar una solución integral que restituya la equidad en los gastos de campaña. Si procedemos de esta manera de cara al 2018, estaremos abriendo una vía de elusión de topes de gastos de campaña”, advirtió.
Para la consejera Pamela San Martín, la sentencia del Trife debilita el modelo de fiscalización y tiene repercusiones en elecciones venideras.
“Eso que nos resolvió el Tribunal, más allá del caso concreto, es una tragedia, porque estamos permitiendo que los partidos decidan pulverizar gastos.
“Lo digo con toda claridad: no comparto lo que resolvió la Sala Superior. Lo que resolvió tiene efectos para la fiscalización que esta institución realizará”, apuntó.
El consejero presidente Lorenzo Córdova defendió la libertad del INE de expresar su desacuerdo con las sentencias emitidas por el Tribunal.
“En un Estado de derecho, las sentencias se acatan, como está ocurriendo y como va a ocurrir. Pero en una democracia, las sentencias se discuten”, aseveró.

La rebaja
El Consejo General resolvió que Riquelme sólo erogó 19 millones 553 mil pesos, esto es, 310 mil 621 pesos arriba del tope establecido en esa entidad, que fue de 19 millones 242 mil pesos.
El acuerdo establece que el priista rebasó en 1.6 por ciento el tope de gastos, lejos ya del límite de 5 por ciento definido en la Constitución como una causal de nulidad.
Antes del fallo del Trife, el INE había calculado a Riquelme un rebase de 2 millones 23 mil 702 pesos, que equivalen a 10.5 por ciento arriba del tope establecido.
Sin embargo, el Tribunal ordenó descontar un millón 43 mil pesos al gastos del priista, además de recalcular sus erogaciones por concepto de prorrateo y permitirle comprobar pagos por spots.
En la nueva contabilidad, el gasto de prorrateo atribuido a Riquelme bajó de 1 millón 846 mil 597 pesos a 278 mil 399 pesos, una reducción de 84.9 por ciento, mientras que su gasto en spots pasó de 429 mil 200 pesos a 74 mil 147 pesos, una baja de 82.7 por ciento.