Estephany de la Cruz 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- Las granjas jaliscienses de grillos alimentan al mundo.
En Jalisco se encuentran algunas granjas de grillos para consumo humano como Nutrinsectos, que realiza harina a base de este insecto, del cual, 60 por ciento de su producción se va a mercado extranjero, principalmente a Estados Unidos y Sudamérica, mientras el 40 por ciento restante se queda en México.
«Queremos que los insectos no sean considerados un alimento de moda o un alimento de alguna manera gourmet, aunque sí lo son, pero lo que realmente queremos es que sea considerada una fuerte de proteína adicional que esté al alcance de la mayoría de las personas», dijo Héctor Jiménez, director general de Nutrinsectos.
Con esta harina se pueden realizar diferentes productos como hot cakes, panes, licuados y más alimentos, que de acuerdo con Jiménez son altos en proteínas.
Otras empresas buscan que las personas se alimenten de manera sustentable a partir de este insecto, debido a que generan menor huella ambiental en su crianza que otro tipo de animales como reses o cerdos, por lo que ofrecen hasta galletas hechas de grillo, como Grisha.
De acuerdo con Alba Rodríguez, directora general de la empresa, las proteínas animales tienen una absorción del 70 al 100 por ciento en el cuerpo humano, pero generan una mayor huella ambiental al necesitar de grandes cantidades de agua y alimento.
Mientras, la proteína vegetal al ser una opción de sustitución absorbe un 40 a 60 por ciento y no tiene todos los aminoácidos esenciales, por lo que los insectos son un punto medio de alternativa.
«Los insectos representan ese punto medio porque tienen todos los aminoácidos que necesita tu cuerpo, tiene la misma absorción que tiene un animal, pueden ser criados en pequeños espacios, requieren menos agua, menos comida, generan mil menos gases invernaderos, tienen esta maravilla», compartió Rodríguez.
El principal mercado de esta empresa, señaló, son personas que cuidan su alimentación y el medio ambiente.
Para el 2020, esperan entrar a Estados Unidos, dónde ya tienen un comprador, pero no descartan otros países como China.