Tal vez uno de los trabajos más importantes de los diputados debería de ser: analizar, investigar y justificar en comisiones cada iniciativa, previo a que la presenten ante el pleno, lo que evitaría ser exhibidos y tengan que corregir lo que aprobaron, o venga otra legislatura a remendar o eliminar lo que hicieron.

Cuando aún no se disipa la polvareda que levantaron con la Ley de Movilidad, en la que diversos grupos han exigido que modifiquen o cancelen varios artículos, lo que revela que no fue debidamente profundizada entre los sectores involucrados, ahora está en la mesa del debate la propuesta que obligaría impartir en las aulas una materia sobre datos personales.

Antes de hacerlo, advierte el Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), debe clarificarse si será una asignatura o una actividad complementaria, ya que en uno y otro caso tienen una participación directa los profesores y debe prevenirse que vaya de acuerdo a lo dispuesto en la Ley Federal de Educación y en la legislación estatal correspondiente.

El titular del IEA, Raúl Silva Perezchica, expresó que si es una asignatura lo que se plantea, es necesario detallar cómo sería financiada, y si sería aparte a las actuales, o se considere como una labor autónoma curricular. De ser una actividad más, podría atenderse de manera transversal con las distintas materias, al incluir la clase de transparencia en materias como civismo, geografía y otras análogas, de lo que encargarían los docentes que las impartan.

De lo que se conoce del dictamen aprobado por la Comisión de Educación del Congreso del Estado “resulta confuso”, afirmó, ya que la programan como una asignatura y una actividad complementaria, por lo que se requiere que se definan qué es lo que pretenden.

Antes de aprobar el escrito, Silva Perezchica consideró que debe tenerse en cuenta que ahora, desde el concepto de las escuelas al centro, las instituciones tienen autonomía y pueden determinar algunas materias o formas de trabajar, conforme a las necesidades de los estudiantes.

De igual manera, es indispensable que el acuerdo vaya relacionado con lo que dispone la Ley Federal de Educación, con lo que se evitará una imposición que luego sea combatida y ante todo tener presente que vaya en beneficio del estudiantado.

Es de llamar la atención lo declarado por el director del IEA, al citar que toda información disponible es lo que se ha publicado, por lo que buscará a los diputados para conocer el contenido del dictamen con la finalidad de evitar que se trastornen las leyes federal y estatal.

Lo anterior denota que no hubo reuniones o consultas con una de las partes que está directamente involucrada, que además es la máxima autoridad en educación, por lo que todo lo que tenga que ver con cambios a la normatividad debe se conocido por ella para proponer y opinar, lo que se ahorraría ese tipo de alertas o llamadas de atención, o lo que sería peor, que después de aprobado por el pleno se hagan ajustes o deba derogarse. Tan sencillo que es mostrar un poco de humildad y aceptar que, por aún cuando tienen facultades para crear, modificar o anular una ley, no son los sabelotodo que suponen, por consiguiente deben preguntar a quienes se verán directa o indirectamente implicados y hasta que se tenga la total seguridad de que es correcto lo que van a aprobar entonces sí proceder.

DRAMA CÍCLICO

Sólo quien lo vive o lo ha vivido sabe el sentimiento que anida al ver malograda su intención de estudiar una carrera profesional o técnica, que por la  falta de recursos económicos tenga que dedicarse a cualquier actividad laboral o hacerla de “mil usos”, cuando su intelecto daba para más.

Cada año se registra la misma situación debido a lo restringido de la matrícula en las instituciones públicas, tanto universidades como tecnológicos y bachilleratos en especialidades técnicas, lo que podría evitarse si se destinaran más recursos a la educación superior y mediana superior.

Aguascalientes es un estado que tiene un número elevado de universidades, por lo que en principio no debería haber ningún problema para que todo el que quiera estudiar pueda hacerlo, sólo que el costo en las privadas están fuera del alcance de miles de familias que difícilmente pueden pagar la mensualidad y sostener el ritmo de gastos.

A eso se debe que gran parte de los aspirantes busquen un lugar en las públicas, pero menos de la mitad logra ingresar, aún cuando muchos de los que no pudieron pasar hayan conseguido una buena calificación en el examen de admisión y no les alcanzó porque otros obtuvieron un promedio casi de excelencia.

Para el próximo curso, el Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA) admitió 1,155 solicitantes y quedaron fuera 2,207, esto es, fue rechazado el 66%. Quienes ingresarán escogieron una de las nueve carreras del sistema escolarizado que ofrece el ITA, que son: ingeniería mecánica, ingeniería electrónica, ingeniería industrial, ingeniería química, ingeniería en tecnologías de la información y comunicaciones, ingeniería en materiales e ingeniería en gestión empresarial, además de la licenciatura en administración.

Al ser la institución superior más antigua del estado, el Tecnológico tiene un lugar preponderante entre el empresariado de Aguascalientes y en otras partes de la República y el extranjero, al haber encontrado entre los egresados el apoyo profesional que necesitan para crecer y consolidarse. A lo largo de 50 años de su fundación han egresado 86 generaciones, en que se mantiene este binomio gracias a la eficacia demostrada.

Una vez que concluyó el período de exámenes y está en marcha el de inscripciones, se tiene que hacer un estudio que determine el número de hombres y mujeres que se quedaron al margen y considerar qué se debe hacer para terminar con este infortunio anual, que envuelve a los jóvenes y a sus familias. Está claro que todo gira en torno al financiamiento, del que siempre se ha dicho que es insuficiente para solventar la demanda, por lo que debe haber una fórmula que permita la participación de los tres niveles de gobierno, del sector privado y de la sociedad en general, ya que al no hacerlo es mantener al país en el tercermundismo que tanto daño ha causado a través de la historia.

Cualquier gasto que se haga será la mejor inversión social a mediano y largo plazo, por lo que es necesario dejar de lado la indiferencia con que se observa anualmente el rechazo a los demandantes, tomándolo como un episodio más de la vida diaria, cuando el problema debe considerarse como de urgente resolución.

Aunque parezca un estribillo, es necesario hacerle manita de puerco a los próximos diputados federales para que en el Presupuesto Federal 2019 aprueben un desembolso superior para educación y ante todo que asegure el crecimiento sustancial de la matrícula.

AVERÍA CONSTANTE

Son tantas las denuncias ciudadanas por falta de alumbrado público en la ciudad de Aguascalientes que difícilmente alcanzaría este espacio para enumerarlas, sin embargo esto ratifica la idea que son apagones programados para lograr un ahorro económico. El problema se da por igual en la zona centro que en colonias de la periferia, con la suspensión por uno, dos o tres días en alguna avenida o calles laterales, que de la misma manera que estuvieron a obscuras regresa la energía sin que se observe alguien que haya arreglado el desperfecto. Asegura el responsable del área municipal, Leobardo Montoya, que esto se suscita “diariamente en esta temporada de lluvias”, sin embargo es algo común en cualquier época del año. Si  el funcionario ha detectado que el 30% del cableado requiere urgentemente de rehabilitación, al igual por la alta caducidad de muchos circuitos y sistemas de canalización, se desconoce el porqué no los arregla. En cuanto a que parte de las fallas es responsabilidad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pudiera ser que sea así, pero para esto está la Dirección de Alumbrado Público, que le exija a la paraestatal la pronta solución y no espere que por sí misma lo haga. Se le olvida que los consumidores de energía eléctrica en viviendas y negocios pagan 10% por el DAP (Derecho de Alumbrado Público), por lo que es su obligación mantener en óptimas condiciones el servicio.