Los nuevos egresados en Ingeniería Civil por la Universidad Cuauhtémoc, dieron gracias a Dios por las metas cumplidas y la determinación de forjarse un futuro prometedor.
Los jóvenes participaron junto con sus familiares y amigos, de la santa misa que tuvo lugar en la capilla de San Juan Pablo II.
Ya por la noche, sostuvieron un encuentro con sus seres queridos y, por supuesto, convivieron con los compañeros de clase, que ahora se han convertido en colegas de profesión.

¡Participa con tu opinión!