El valor de la botella de mezcal producido en Aguascalientes estaría pasando de 50 hasta 360 pesos promedio por botella, dependiendo de la calidad, señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, Claudio Innes Peniche.
Ese será uno de los primeros impactos positivos tras la obtención de la denominación de origen, lo que permitirá a los productores de la bebida el fortalecimiento de sus unidades de producción y por supuesto de la calidad de lo hecho en Aguascalientes.
En entrevista, aseguró que el gremio restaurantero se ha unido al festejo por este logro que costó tantos esfuerzos y la superación de tantas barreras que se interpusieron y que sin embargo, lograron derribarse.
En ese sentido, reconoció el trabajo realizado en primer lugar por los productores que nunca bajaron los brazos y, por el contrario, se mantuvieron al pie del cañón y con la firme esperanza de que el objetivo lo iban a conseguir algún día.
La otra parte fundamental fue la intervención puntual y permanente de las autoridades federales a través de Sagarpa y de la Secretaría de Economía, y por supuesto del Gobierno Estatal por medio de Sedrae, Turismo e Instituto Cultural, que siempre respaldaron el proyecto.
Innes Peniche destacó que además del respaldo de las cámaras empresariales, corresponde ahora particularmente a la Canirac ponderar esta iniciativa que imprime identidad gastronómica al estado de Aguascalientes.
“Los restauranteros y los consumidores que ya preferían este producto por encima de los elaborados en otras regiones serán factor determinante para que la aceptación del mezcal aguascalentense crezca, ofreciendo el producto de manera directa y refiriendo su calidad”, aseguró.
Consideró justo que esto implique mejores condiciones de mercado para los casi cuatrocientos productores de mezcal en la entidad, y muy positivo que se incremente la identidad gastronómica del estado, que atrae turismo y derrama económica general para Aguascalientes.