David Reynoso Rivera Río

Desde hace un par de días el notable jurista y fedatario de nombre, Jesús Eduardo Martín Jáuregui concluyó su periodo constitucional como presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en nuestro Aguascalientes. Tras una gran labor, no me queda más que externarle mi reconocimiento por su constante y férrea lucha en pro de los derechos fundamentales de los aguascalentenses.

Tras un largo y complejo proceso, en el que participaron varios ciudadanos con y sin la experiencia necesaria, de manera acertada se designó como su sustituto al ciudadano J. Asunción Gutiérrez Padilla para que desde el jueves pasado tomara protesta y comenzara su actuación como máximo defensor de los derechos humanos en el Estado. Tengo el privilegio de conocer al Licenciado Gutiérrez desde hace unos cuantos años y estoy convencido que su perfil corresponde a las necesidades de nuestra sociedad.

El Lic. Asunción Gutiérrez se ha caracterizado por tener una visión global y demostrar la apertura a diversos puntos de vista, procurando la ordenada y sana discusión de diversos tópicos. Aunado a ello, su vasto conocimiento en la cultura jurídica internacional lo hará estar capacitado para dirimir todas las controversias que se puedan presentar; es por ello que no tengo la menor duda que su trabajo al frente la comisión será más que similar al que ha venido desempeñando en sus diversos encargos y/o comisiones, por lo que sabrá responder a las nuevas exigencias de carácter jurídico y social.

Aguascalientes se ha distinguido al igual que Nuevo León, en ser de los Estados pioneros en los mecanismos para la defensa de las injusticias sociales, aún desde antes de que existiera la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Habrá que hacer una importante mención, ya que recientemente los medios de comunicación y las redes sociales han intentado hacer ver a los derechos humanos como la panacea; sin embargo, estos no lo son, únicamente se han convertido en un mecanismo para alcanzar un piso mínimo de bienestar, así como alcanzar la dignidad y el pleno desarrollo de los seres humanos.

Hace un par de años me permití hacer alusión a una de las frases que se le atribuye a Gandhi y hoy lo encuentro más que propicio realizar nuevamente: “En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos; sin embargo, hay que recordarle que también tiene deberes y responsabilidades, por lo que estos últimos constituyen un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.”

Le deseo el mayor de los éxitos al nuevo ombudsman en el Estado y me permito invitar a la ciudadanía para que se acerquen y exijan de él, todo lo mejor. Agradezco el favor de su lectura y les deseo todo lo mejor a ustedes y sus seres queridos, para que pasen una muy feliz navidad.

 

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr