Nueva dinastía en la NBA Durant el MVP por segunda vez

Después de una serie humillante de 4-0 sobre los Cavaliers, los Warriors de Golden State consiguen su tercer título de NBA en los últimos cuatro años, con lo que alcanza con seis títulos a los Bulls de Michael Jordan.
En una noche tranquila para los campeones de NBA, los Warriors finiquitaron su título del baloncesto americano luego de un marcado final de 108-85, dejando sin opciones en prácticamente todo el juego a unos Cavaliers que ya venían agonizando desde el juego pasado.
Esta dinastía que ha logrado Golden State en los últimos años, ya ha dejado bastantes frutos; no sólo han roto marcas individuales y grupales a nivel local y a nivel de NBA, sino que tres campeonatos desde el 2015 ha dejado el nombre de esta franquicia en la élite de la NBA.
A pesar de que se esperaba al menos una victoria de Cavaliers en este cuarto juego para tratar de darle una última alegría a su afición, el equipo local no mostró interés alguno para conseguir el triunfo, ya que desde el primer cuarto se venía venir la barrida de los de la bahía.
Desde el primer periodo, los Warriors ya lideraban el partido con una ventaja de 9 puntos, misma que permaneció hasta el final de la primera mitad. Mientras que en el tercer cuarto, esa ventaja creció hasta 21 unidades, por lo que ya era cuestión de tiempo para que llegara el bicampeonato Warrior.
Ganando también el cuarto tiempo, los de Golden State volvieron a levantar el trofeo Larry O’Brien; Stephen Curry hizo un verdadero partidazo con 37 puntos, pero Kevin Durant fue el único en lograr una triple décima con 20 puntos, 10 asistencias y 12 rebotes.
Sólo en 9 ocasiones un equipo ha logrado el 4-0 en la serie final, la última en el 2007 por parte de San Antonio Spurs, precisamente a los Cavs de LeBron James, quien sigue sin levantar otro título de NBA a pesar de ser uno de los mejores jugadores de los últimos tiempos.
El premio Bill Russell al mejor jugador de la serie final de NBA, fue para el 35 de Golden State Warriors, Kevin Durant, que volvió a repetir este título individual, luego de lograr una racha de más de 20 puntos en los cuatro juegos, además de que siempre apareció en momentos clave de los partidos.
La elección del trofeo al MVP fue complicada debido a que fueron pocos juegos, pero fue Durant quien sentenció el primer y tercer juego, los cuales fueron los más apretados de la serie; mientras que Stephen Curry apareció de buena manera en el segundo y cuarto, en donde barrieron completamente a sus rivales, así que Curry se queda sin poder levantar este título, aunque el hecho de tener tres campeonatos de NBA ya es satisfactorio.

¡Participa con tu opinión!