En el último Autoshow de invierno que se celebra en Detroit, las armadoras americanas acapararon los lanzamientos.
Uno de los autos más llamativos fue el Shelby GT500 de Ford que tiene más de 700 caballos de fuerza.Uno de los cambios más importantes es la nueva transmisión; una automática de doble embrague. Aunque este cambio no convenció a todos, los argumentos de Ford son fuertes: es tremendamente rápida, fabricada por Tremec y tiene siete velocidades.
Ford también mostró una nueva generación de la Explorer con plataforma de tracción trasera en lugar de delantera y motor V6 de 3.0 litros Ecoboost, que reemplaza al Ecoboost actual, además de que aparece un cuatro cilindros turbocargado.
Por su parte, Cadillac presentó la SUV XT6 que completa su oferta de crossovers con ésta de tres filas y siete pasajeros. El diseño exterior es su principal atractivo, con un toque aún más deportivo, particularmente en la versión Sport pero también en la Premium Luxury.
El interior es más convencional; un panel de instrumentos con indicadores principalmente análogos son la vista principal pero bien ornamentados con molduras.
Bajo el cofre un motor V6 de aspiración natural y 310 caballos de fuerza será el responsable de moverla.