Choferes del transporte público se fueron a paro general por instrucciones de los concesionarios de ATUSA. El dirigente del Sindicato de Choferes, Roberto Mora Márquez, informó que esta acción abarcó a los cerca de 800 conductores, y aclaró que esta acción obedeció a la falta de acuerdos de los dueños de camiones urbanos con la autoridad estatal.

En entrevista con El Heraldo, dio a conocer que dicho paro inició a las 4 de la tarde de este miércoles y concluyó al filo de las 7 de la noche, por mandato de los propios concesionarios, además de que la instrucción es la de prestar normalmente el servicio este jueves.

Indicó que esta acción fue acatada por los choferes, quienes no tienen nada que ver con la problemática que mantienen los concesionarios con las autoridades estatales. Además de que el propio líder del sindicato trató de comunicarse con el líder de ATUSA, quien en ningún momento le contestó las llamadas, lo que evidencia la desconexión que existe entre los trabajadores del volante y los dueños de camiones.

“Aprovecho para informar a los usuarios que nosotros no tenemos culpa de esto. Las agresiones como siempre son hacia los operadores, nos echan la culpa a nosotros, pero no tenemos nada que ver. Nosotros simplemente acatamos órdenes de los concesionarios. Los señores de ATUSA no me contestan, no quieren hablar con nadie”.

Por lo pronto, dijo que en lo que corresponde al Sindicato de Choferes, vigilará que no se perjudique a los choferes en su salario y prestaciones a raíz de este paro. “A mí me cumplen con lo pactado y yo espero que no se vean afectados. Nosotros no tenemos por qué pagar los platos rotos de estos señores, de sus negociaciones. Recibiremos nuestro salario íntegro y que le sigan en su problema, nosotros no tenemos nada qué ver”.

Finalmente, Roberto Mora hizo un llamado a las autoridades estatales a ejercer el mando para que esta situación se solucione a la brevedad posible y no se vea afectado nadie en este asunto, ni usuarios, ni choferes ni concesionarios.