Actualmente se lee menos. El INEGI presentó los resultados actualizados a 2018 del Módulo de Lectura (Molec), con el objetivo de generar información estadística sobre el comportamiento lector de la población de 18 y más años de edad que reside en áreas de 100 mil y más habitantes en México.
El diseño del Molec se sustenta en la Metodología Común para Explorar y Medir el Comportamiento Lector, publicada por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc) y UNESCO, y obtiene información sobre la lectura de materiales como libros, revistas, periódicos e historietas con publicaciones tanto en soporte digital como impresas, además de la lectura de páginas de Internet o blogs.
La lectura decreció de 84.2% en febrero de 2015 a 76.4% en febrero del año en curso. De cada 100 personas de 18 y más años de edad lectoras de los materiales de Molec, 45 declararon haber leído al menos un libro, mientras que en 2015 lo hicieron 50 de cada 100 personas. La proporción de hombres que declaró leer algún material considerado por Molec, es mayor comparada con la proporción de mujeres lectoras (80.1% y 73.1%, respectivamente).
La lectura por tipo de material también presenta diferencias por sexo: 53.1% de los hombres declararon haber leído al menos un periódico la semana pasada, porcentaje superior a lo declarado por las mujeres (28.8%). También superan a las mujeres en la lectura de páginas de Internet, foros o blog, así como en historietas.
En cuanto a la lectura de libros, 46.5% de las mujeres lectoras de los materiales de Molec declararon que en los últimos doce meses leyeron algún libro; tres puntos porcentuales más que en el caso de los hombres (43.6%). Esta diferencia de tres puntos se identifica también en la lectura de revistas (35.4% contra 32.6%).
¿QUÉ LEEMOS? De la lectura de libros, por temática los más citados fueron los de literatura, con 40.8%. Le siguen los libros de texto, uso universitario, de materias o profesiones en particular, con 33.6%; los de autoayuda, superación personal y religión con 28.2%; cultura general con 23.4%, y los manuales, guías o recetarios y otros, con 7.5%.
Por temática, las revistas más leídas fueron las de entretenimiento, con 38.2%; luego las de temas especializados, técnicas o científicas, con 26.8%; las de bienestar o salud, con 23.2%, y las de cultura general o temas de interés, con 20.9%.
En promedio, se dedican 39 minutos por sesión continua de lectura y más de tres cuartas partes de la población de 18 y más años de edad lectora, considera que comprende todo o la mayor parte de lo que lee, mientras que 21.6% dijo comprender la mitad o poco de la lectura. Cuatro de cada 10 personas acostumbran consultar otros materiales (diccionario, enciclopedia, Internet, etcétera), para reforzar el conocimiento o comprensión del tema que lee.
NUEVAS COSTUMBRES. Aun con el incremento en el uso de las tecnologías de la información, se observa una gran diferencia entre la población de 18 y más años de edad lectora de libros, revistas o periódicos que prefieren leer en formato impreso: 84.9% prefiere libros impresos; 89.0% busca el formato impreso de revistas y 91.6%, los periódicos impresos.
Sin embargo, al comparar la población lectora de libros, el porcentaje sobre el uso del formato digital se ha incrementado de 5.1% a 10.7% entre 2015 y 2018.
El motivo principal por el cual se realiza la lectura de libros y revistas es por “entretenimiento” (39.3% y 65.6%, respectivamente), mientras que la lectura de periódicos se asocia más al interés por “cultura general” y alcanza un 62%.
Las razones más citadas por las que la población no lee son: falta de tiempo (45.6%), falta de interés (24.4%) y preferencia por realizar otras actividades (14.8%).
Los resultados de este proyecto tienen como propósito contribuir al diseño de políticas públicas orientadas al fomento de la lectura y son un insumo para las instituciones vinculadas con los temas de educación, cultura, fomento cultural e industria editorial, entre otras.

¡Participa con tu opinión!