Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Jesús Ramírez, designado como vocero de la administración entrante, afirmó que los medios de comunicación y la sociedad tratan a los representantes del gobierno electo como si ya estuvieran ejerciendo el poder.
En un foro organizado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), Ramírez señaló que han tenido que enfrentar las crisis de comunicación, pero sin contar con los recursos del gobierno, pues éste entra en funciones dentro de dos meses, aproximadamente.
Sugirió que debe acortarse el periodo de transición entre los gobiernos saliente y entrante, plazo que actualmente es de cinco meses.
Ramírez definió la etapa de transición como un “interregno”.
“Donde uno es pero no es, donde ya uno actúa enfrentando las crisis de comunicación y momentos que estamos viviendo (pero) todavía sin los instrumentos del gobierno; esto es una paradoja.
“Y todos los medios y la sociedad muchas veces nos tratan como si estuviéramos gobernando; habrá que solucionar este problema institucional de este tiempo tan largo de la transición entre un gobierno y otro después de haber sido electo”, planteó.
En presencia de la investigadora María José Canel, autora del libro La comunicación de la administración pública (FCE, 2018), el vocero del gobierno electo criticó el dispendio de recursos en un modelo de comunicación que pretende enaltecer personalidades individuales e incluso funcionarios que han saqueado al erario.
No obstante, aseguró que, con la elección del pasado 1 de julio, los ciudadanos rompieron con ese “monólogo” de un gobierno que les había dado la espalda y había subordinado el poder político a los intereses de grupos.
Ramírez consideró que dicha ruptura significó un avance hacia la formación de una ciudadanía democrática.
“Nunca le han invertido tanto dinero a la mercadotecnia, a los mensajes televisivos, incluso a los bots en las redes, a crear una idea de una opinión pública artificial que intentó sustituir a la opinión pública real y que la gente ya no creyó ese discurso.
“Si México logra salvar este momento hacia la construcción de un gobierno que sea estable, que tenga la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, pues está reflotando la idea de que la democracia sí es viable como sistema político; creo que aquí (en México) se está jugando el futuro de la democracia”, sostuvo.