Más de mil casas se encuentran ocupadas ilegalmente por “paracaidistas” en tan solo tres colonias, como son: Cartagena, Mirador de las Culturas y Villas de Nuestra Señora de la Asunción, en cuyos entornos impera la preocupación de los vecinos que observan que de un día para otro llega gente y se mete a domicilios que tienen dueños, denunció ayer la coordinadora de Delegaciones Urbanas y Rurales del Municipio de Aguascalientes, Georgina Tiscareño de Lira.

Apuntó que la mayoría de esas viviendas cuentan con su propietario, quienes poseen dos o tres casas, y por la misma densidad poblacional y por la insuficiencia de servicios en esas colonias, optan por dejar la casa de ahí y proceden a rentarla, mientras que otros deciden no prestarla y dejarla desocupada.

Este es un serio problema que enfrenta la ciudadanía que vive en esas colonias, así como la misma autoridad competente, porque las casas no pertenecen a la administración pública, sino a inmobiliarias externas, las cuales sólo construyen los fraccionamientos y se marchan, dejando muchos problemas a los vecinos, indicó.

La funcionaria municipal detalló que junto con el paracaidismo se vive la problemática de la maleza almacenada en las viviendas solas, pero la gente que termina ocupándola son personas provenientes de otras entidades como Zacatecas.

Dijo que durante el 2016 que se logró el desalojo de 27 familias de las casas de Cartagena, pero se requiere un intenso trabajo de diversas autoridades para reforzar acciones para combatir esta realidad creciente, donde también se necesita la denuncia ciudadana para proceder en consecuencia.

Indicó que estas tres colonias son las que enfrentan el mayor problema de invasión de domicilios en la ciudad capitalina. Además, la denuncia ciudadana no fluye tan fácil, pues al habitar en esos lugares y al ver que llega gente foránea, sienten temor al no conocer las intenciones de aquéllos.

Ante esta situación, la coordinadora general de las Delegaciones Urbanas y Rurales del Municipio aseveró que este problema se enfrenta a través del programa ciudadano Vecino Vigilante, donde la ciudadanía se compromete a no permitir más la invasión de casas solas, presentando la denuncia correspondiente a sus delegaciones que a su vez reportan a Seguridad Pública cuando algunas personas se meten a domicilios que no les corresponden.

La autoridad policiaca acudirá a esos domicilios para que los residentes acrediten la propiedad o de lo contrario serán desalojados de los mismos.

En lo que va de este año, comentó que no se han registrado denuncias nuevas de paracaidistas, pero nadie puede ocultar la proliferación de esta problemática y hay que seguir trabajando para acercarse a esas mil casas en esos tres fraccionamientos capitalinos.

Para ello, se necesita la colaboración de los gobiernos Federal y Estatal, para identificar realmente la cantidad de casas que se encuentran inhabitadas, cuántas no tienen propietario y las que sí tienen, hacerles un apercibimiento para que cierren adecuadamente las viviendas y que les den el mantenimiento correspondiente como la limpieza de maleza, además de asegurar que no haya cristales rotos que faciliten el acceso a terceras personas para invadirlas y realizar en ellas cosas indebidas como drogarse.

Por último, comentó que una casa invadida en Villas de Nuestra Señora de la Asunción estaba ocupada por una persona que robaba a los vecinos y de esa manera amuebló su vivienda, donde se tomó cartas en el asunto y se le detuvo.