Tras reconocer que la Policía Estatal registra un déficit de mil ochocientos elementos en sus filas, el secretario de Seguridad Pública, Sergio Alberto Martínez Castuera, informó que con apoyos diversos se logró interesar a un mayor número de ciudadanos para incorporarse a la institución.
“Actualmente hay 800 solicitudes para entrar a la corporación y el mes pasado casi 450 presentaron exámenes; de ese grupo podrá salir adelante una generación apta y con perfil adecuado para sumarse a la Estatal”, agregó.
Explicó que los apoyos no son económicos, sino consisten en dar facilidades para el cumplimiento de requisitos establecidos para ingresar a la policía, como son la obtención de la Carta de No Antecedentes Penales.
Es un documento que tiene un costo y “nos dimos cuenta que a muchos les resultaba difícil cubrirlo al no tener un ingreso seguro”, de tal manera que a los solicitantes se les eximió de esa cuota, lo mismo que otros trámites que también les representaban un gasto.
“Indudablemente era una limitante, pues a partir de ello el número de solicitudes aumentó, contrastando notoriamente con años anteriores en los que no había suficientes candidatos para formar, menos aún para incorporarlos a la institución.
Martínez Castuera indicó que prueba de ello es que actualmente hay un faltante de al menos 1,800 elementos para completar los estándares marcados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en función de la población de la entidad.
“Ese déficit se irá cubriendo de manera paulatina durante la administración a razón de 300 elementos en promedio por año y con los que están en formación en este momento es viable cubrir la cuota para finalizar el sexenio.
En diciembre pasado se graduaron 30 y el objetivo es ir incrementando ese número para mejorar las condiciones de seguridad en Aguascalientes, pues entre más efectivos y capaces sean, habrá más presencia policial y más posibilidades de inhibir delitos.
Finalmente, adelantó que el Gobierno Estatal estará anunciando en breve una serie de estímulos, de tal manera que se puedan mejorar las condiciones de seguridad social para los policías y lograr que éstos se sientan más seguros y comprometidos con la Policía Estatal.