Si los adultos mayores quieren vivir solos, pueden hacerlo, en la medida en que se valen por sí mismos; no hay que negarles esa posibilidad de hacerlos sentir mejor, y cualquier decisión en torno a su ámbito, debe consultarse con ellos, primero, señaló el geriatra Juan Antonio Vidales Olivo.

Refirió que por diversas circunstancias, los adultos mayores terminan viviendo solos en casa; esto genera una preocupación natural en la familia, sobre todo cuando llega a faltar uno de los cónyuges pues la dinámica familiar se puede ver afectada.

Los ancianos en general son personas vulnerables, expuestos a múltiples riesgos dentro de su hogar, de ahí que en ocasiones, la familia puede proceder de manera sobreprotectora hacia los adultos mayores y toman decisiones sin considerar las necesidades reales de los abuelos, como el cambiarlos de residencia, por el temor de que pueda sucederles algún daño.

La clave para tomar la mejor decisión de si los adultos mayores viven solos o no, es que sean ellos quienes expresen sus deseos y necesidades personales; influyen por supuesto su nivel de autosuficiencia e independencia y su nivel de funcionalidad.

En la medida de las posibilidades, lo ideal es que los adultos mayores sigan viviendo en sus casas porque les da un mejor sentido de autonomía e independencia; pero es importante que los familiares se mantengan pendientes de su bienestar, de sus necesidades en especial su alimentación, enfermedades y medicamentos, por ejemplo.

Los familiares pueden turnarse para visitarlos y cerciorarse de que nada les falte; hay ocasiones en que se facilita que un familiar viva con ellos y si hay capacidad económica, contratar una persona de planta; el vivir en su casa les da más confianza, que trasladarse a otra vivienda. Hay que considerar los deseos del abuelo, y las posibilidades de cada familia.

¡Participa con tu opinión!