Aun cuando ya han pasado las festividades en las que se comercializan más juguetes, estos productos no dejan de consumirse a lo largo del año, y es por ello que han que tener presentes recomendaciones sanitarias para su adquisición, señaló el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías.
Es importante proteger la salud de niñas y niños y tomar en cuenta que juguetes irregulares que se comercializan en el mercado informal, pueden representar un riesgo para la salud.
Se recomienda no adquirir juguetes de dudosa procedencia, que carecen de etiquetas informativas en idioma español, que no contengan medidas de precaución o que no garanticen la calidad del producto adquirido.
Los juguetes irregulares pueden representar un riesgo para la salud de los menores, al utilizar en su fabricación materiales que no garantizan la calidad sanitaria.
Las pinturas utilizadas en juguetes irregulares podrían no estar autorizadas o ser tóxicas al contener sustancias como plomo.
Es importante considerar la edad recomendada por el fabricante, ya que el uso inadecuado puede exponer a los niños a asfixia por ingestión de piezas pequeñas u obstrucción en fosas nasales y oídos.
Si se detectan daños a la salud a causa de los juguetes, es importante acudir al médico.