Luis Fernando Balderas Espinosa, encargado del despacho de la Subprocuraduría General de la Prodecon, informó que en el ejercicio fiscal 2020 habrá un total respeto a los derechos del contribuyente si resulta afectado por la cancelación de sellos digitales, lo que les impide emitir facturas. Este 2019, más del 20% de los asuntos atendidos se relacionan con esta situación que paraliza la actividad económica de las empresas.

El funcionario aseveró que el Congreso de la Unión concretó algunas modificaciones en el procedimiento de cancelación de sellos digitales para el ejercicio venidero, cuya acción será un bloqueo temporal y no permanente durante todo el proceso de aclaración como sucedió este 2019. Dijo que la Prodecon estará muy atenta de que todos los derechos de los contribuyentes se cumplan, pero no se defenderá a aquellos que evaden y emiten facturas falsas.

 

¿CÓMO FUNCIONARÁ?

  • El contribuyentes se entera del bloqueo temporal.
  • Presenta su caso de aclaración y solventa inconsistencias.
  • Un día después se le reactivarán los sellos.
  • Mientras la autoridad fiscal realiza el procedimiento de valoración, el contribuyente podrá seguir facturando.
    • Si se aclara positivamente el asunto, el SAT deja los sellos activos.
    • Si no se aclara presentando evidencia, se procederá a la cancelación definitiva.

La intención de esta medida es combatir a aquellas empresas que emiten facturas falsas y que simulan operaciones inexistentes.

FIRMA DE CONVENIO. Mediante la firma de un convenio con la Barra Mexicana Colegio de Abogados, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente estrecha lazos con este organismo para ofrecer representación legal gratuita a aquellas personas que requieran de asesoría fiscal y en especial fomentar la cultura de los medios alternativos de justicia como son las quejas y los acuerdos conclusivos.

Al disertar una conferencia sobre los “Acuerdos Conclusivos”, Balderas Espinosa dijo que a nivel nacional se han tramitado más de 11 mil 267 casos desde la creación de esta figura hace algunos años, es el primer medio alternativo en materia fiscal en el país e incluso modelo que ha sido copiado en otros países. Esa figura busca que previo a un pronunciamiento de liquidación del fisco derivado de las facultades de comprobación, se sienten a la mesa la autoridad, el contribuyente y la Prodecon para resolver las diferencias emitidas en las observaciones.