Erika P. Bucio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Ene.- La relación México-Estados Unidos pasa por uno de los peores momentos en la historia, afirmó el historiador Alejandro Rosas.
“En tiempos de paz y de una normalidad institucional, sí podemos decir que, al menos de lo que va de estos días de inicio del Gobierno de (Donald) Trump, estamos viviendo el momento más difícil en la relación bilateral”, externó.
El experto reiteró que ésta representa la etapa más difícil de los últimos 60 a 70 años, desde la expropiación petrolera de 1938, que se resolvió gracias a la Segunda Guerra Mundial.
El presidente Roosevelt, recordó, obligó a las compañías petroleras a negociar con México, interesado en tenerlo como un aliado. México había amagado con vender petróleo a Alemania y Japón.
En términos históricos, señaló, el problema con la administración del Presidente Enrique Peña Nieto es que abandonó una tradición diplomática de salir a defender principios.
“Una tradición diplomática que era lo más luminoso de un sistema político impune, corrupto, autoritario y simulado”, dijo.
“Tenemos a un improvisado en la SRE (Luis Videgaray). Es la gran diferencia histórica: no tenemos a alguien a la altura de los viejos Cancilleres que sepa qué hacer o cómo orientar al Presidente a tomar ciertas decisiones”, indicó.