Revisará la delegación del INAH los 450 inmuebles que están catalogados como monumentos históricos en la ciudad para verificar el estado en que se encuentran y así evitar que sufran algún colapso, como en el caso de la finca ubicada en la calle Eduardo J. Correa, que aunque no era de valor histórico, si estaba dentro de la zona de sitios históricos, destacó el encargado del área de la sección de monumentos históricos de la dependencia, Iván Israel Sánchez Silva.
En entrevista con El Heraldo, el funcionario federal dio a conocer que el Centro INAH tiene como función el proteger los inmuebles que son de carácter histórico. De ahí que tan solo en el municipio de Aguascalientes, tienen en el catálogo el registro de 526 monumentos históricos repartidos en las comunidades y en la mancha urbana, de los cuales 450 están en la zona centro de la ciudad.
Sánchez Silva comentó que en el caso de la finca derrumbada la mañana del pasado miércoles, habilitada como un bar, el INAH estuvo presente junto con las autoridades de Protección Civil y de Desarrollo Urbano Municipal, aclarando que este inmueble no era de carácter histórico. Sin embargo, en lo que observaron, pudieron constatar que dicha edificación había tenido diferentes alteraciones y etapas constructivas, donde se descuidó la estructura y provocó el colapso, situación que deberán determinar los peritos en la materia.
Tras lo anterior, anunció que el INAH iniciará en breve una revisión de las 450 fincas que están en el centro de la mano con el Municipio, quien lleva a cabo su programa denominado “Rescatando Nuestra Arquitectura”, y con ello darle continuidad a su programa de vigilancia de edificios y monumentos históricos.
Detalló que de los 450 inmuebles históricos en el centro, un 17% están en abandono y el resto tienen diferentes usos, como templos en un 3%; escuelas un 2%; comercios en un 6 %; bodegas el 1.75 %; como casas habitación el 30 %; como casas y comercios al mismos tiempo el 4.9 %; y en otros usos está el 34 %.
Reconoció que en cuanto a la protección de cada inmueble histórico, es responsabilidad de cada propietario el darle el mantenimiento, y en el caso de las fincas que están en abandono, en ocasiones es difícil contactar a sus propietarios porque generalmente viven fuera de la ciudad.
Por lo anterior, hizo un llamado a los particulares a acercarse al INAH para darles la asesoría correspondiente, la cual es gratuita, para que traten de mantener sus edificios lo mejor posible y evitar algún colapso como el ocurrido recientemente.