Guadalupe Irízar y Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Al recibir la constancia que lo acredita como Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador ofreció respeto a la soberanía de los poderes Legislativo y Judicial, así como a las resoluciones de las demás entidades autónomas del Estado.
En un mensaje de 13 minutos pronunciado ante el pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el tabasqueño prometió no entrometerse en las resoluciones de las demás entidades públicas.
“En el nuevo Gobierno, el Presidente de la República no tendrá palomas mensajeras ni halcones amenazantes; ninguna autoridad encargada de impartir justicia será objeto de presiones ni de peticiones ilegítimas.
“El Ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a otros poderes, cada quien actuará en el ámbito de su competencia y la suma de trabajos independientes fortalecerá la República; el Estado democrático de Derecho transitará del ideal a la realidad”, planteó.
El mensaje fue atestiguado por ministros de la Corte, consejeros del INE, miembros de su futuro gabinete y sus hijos Andrés Manuel y Gonzalo López Beltrán.
Ante ellos, sostuvo que el mensaje de los mexicanos en la elección del 1 de julio es que están hartos de la prepotencia, el influyentismo, la deshonestidad y la ineficiencia.
“Los mexicanos votaron para que se ponga fin a las imposiciones y a los fraudes electorales, quieren castigo por igual para políticos corruptos y para delincuentes comunes o de cuello blanco”, planteó.