No se le da el ruso

CDMX.- Previo a conocer en persona a sus nuevos suegros, Gabriel Soto tendrá que dominar bien el ruso, pues los papás de su novia, Irina Baeva, son originarios de Rusia, donde residen.
«No he aprendido nada del idioma, ¡es muy complicado! Ella me enseña sobre algunas cosas, por ejemplo a decir los nombres de las frutas y así, pero al día siguiente ya todo se me olvidó.
«A sus papás no los conozco más que por video y audio. Hay muy buena relación. Irina es muy cercana a su familia, todos los días hablan y yo les mando saludos, aunque no me entiendan», indicó Soto en entrevista.
De acuerdo con la actriz, sus papás quieren mucho a su yerno, pese a sólo conocerlo a través de videollamadas.
Por el momento, la fecha para conocer a los suegros es incierta, ya que mientras Soto se encuentra en gira promocional de la obra Cleopatra Metió la Pata, la rusa viajará a Moscú a visitar a sus allegados. (Froylan Escobar/Agencia Reforma)