LOS ÁNGELES, California, EU.- Brad Pitt lo dijo al aceptar el SAG Award como Mejor Actor de Reparto en una Película: los intérpretes le brindan a sus personajes sus propias alegrías, tristezas, soledad, risas, dolor y sabiduría.
Actuar tiene que ser un acto personal, opina la estrella de Había una Vez… en Hollywood.
«Tienes que hacerlo personal, si no está arraigado, no aterriza. Hago todo personal, hasta lo más profundo», expresó Pitt a la prensa momentos después.
Hasta el domingo, el ex de Jennifer Aniston contaba con nueve nominaciones al reconocimiento, seis de ellas como ensamble de una cinta y las otras tres de manera individual, llevándose la primera por su rol en la novena cinta de Quentin Tarantino.
«Significa mucho para mí viniendo de mi gente, de los que saben lo que es una jornada de 14 horas de trabajo, volver al día siguiente y empezar todo de nuevo.
«He sido actor ya por un rato y he hecho muchos amigos a lo largo del camino. Ganar no estaba en mi mente y estoy sorprendido de qué tan conmovido estoy por haberlo obtenido».
Su personaje Cliff Booth, el doble de un reconocido actor, Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), le valió también el Globo de Oro como Mejor Actor de Reparto y lo coloca como el favorito para llevarse el Oscar en la categoría.
Sin embargo, Pitt no se cuelga completamente el crédito, cree que el éxito de la cinta y de su interpretación son consecuencia de Tarantino y de su conexión con DiCaprio. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)