nikon d100Edsss

Conflictos familiares que se ventilan en tribunales tienen prácticamente rebasada la capacidad instalada de los seis juzgados en esta materia, mismos que durante el primer semestre del año han actuado en casi 24 mil casos activos, informó Gabriela Espinosa Castorena.

La magistrada presidenta del Poder Judicial del Estado subrayó que las jornadas de trabajo del personal de los juzgados de lo familiar se ha ampliado incluso sábados y domingos, a fin de dar atención a esta carga laboral que evidencia una profunda problemática social.

En entrevista, señaló que entre enero y junio del año en curso cada uno de los seis jueces de lo familiar recibió en promedio mil casos nuevos que se suman a los casi 3 mil activos, de años anteriores, que atiende cada uno.

En ese sentido, recordó que hay juicios en materia familiar que duran años pues tras un resolutivo, las partes promueven una serie de incidentes de seguimiento en atención a nuevas condiciones de vida.

Es decir, un divorcio termina, pero de éste derivan por lo menos 3 incidentes iniciales relativos a pensión de alimentos, convenios de convivencia y custodia, mismos que pueden irse modificando cada determinado tiempo.

“A veces se promueven para demandar incremento en pensiones porque los hijos crecen y tienen nuevas necesidades, o bien, para explicar que la pensión debe bajar porque quien la otorga se quedó sin trabajo o gana menos; otras más para reclamar convivencias, cambio de domicilio, de custodia y otras tantas condiciones, hasta que los hijos crecen”.

Todo ello se acumula y no es rezago, porque los jueces lo están atendiendo y resolviendo, más bien es un incremento sostenido en los juicios familiares que al menos en los últimos años no ha tenido nunca tendencia a la baja.

Espinosa Castorena recalcó que el mayor número de expedientes tiene que ver con demandas de pensión alimenticia, seguido de juicio de divorcio y en tercer lugar de órdenes de protección, medida que se ha elevado considerablemente en los últimos meses.

Reveló que incluso los hombres están acudiendo a solicitar y 3 de cada 10 demandas de protección provienen de ellos, ante situaciones difíciles que atraviesan respecto de sus parejas mujeres.