No se debe recriminar a una mujer por pretender dar en adopción a su hijo, ni a quien quiera acogerlo para darle una familia, porque no es ilegal, lo que es un delito es que lo hagan sin apegarse a la ley, puntualizó el presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez.

Refirió que en el caso particular que se suscitó esta semana en Aguascalientes, se presume una acción de tráfico de menores que sin embargo, lleva el atenuante de la intención de acoger al pequeño para integrarlo a una familia, y por eso la mujer que presuntamente recibiría a la criatura sigue su proceso en libertad.

En entrevista, el magistrado dejó en claro que es válido y legal que una mujer no tenga intención de conservar a su hijo, porque se trata de una decisión personal, sin embargo, cuando esto ocurre y por otro lado hay interés de alguna pareja en acoger al menor, lo que debe hacer es seguir el camino que dicta la ley y que es precisamente el de la adopción.

Esta vía se puede seguir a través del DIF o bien contratando los servicios de un abogado para que éste acuda ante un juez familiar y exponga el caso, se justifiquen los requisitos y se demuestre que la acción será en beneficio para el menor; de esa manera las cosas están bien.

Cuando no se sigue el cauce legal y se hacen cosas fuera de la ley, se entra en el terreno de los ilícitos y eso definitivamente la ley lo sanciona, explicó.

En ese sentido, indicó que la ley prevé como delito el tráfico de menores, por lo que quien quiera rescatar a un menor de una situación de abandono, maltrato, violencia o negligencia, debe hacerlo igualmente por la vía legal.

Así, lejos de recriminar a una mujer porque quiere dar en adopción a su hijo, debe reconocérsele la capacidad para declarar que no puede atenderlo y prefiere entregarlo en adopción, “pues ese desprendimiento es también un acto de amor”, expuso Ponce Sánchez.

Finalmente, explicó que todos los que intervinieron de una forma u otra son corresponsables, porque actuaron al margen de la ley de manera oculta y ahora por eso se ven involucrados en un asunto judicial.