“Un maestro en cirugía estética no es un es un cirujano plástico reconstructivo, y las autoridades de salud están obligadas a clarificar a la población las diferencias para que ésta no se deje sorprender; ello también frenaría la apertura de clínicas “patito” y la usurpación de profesiones”, así lo señaló el presidente del Colegio de Cirujanos Plásticos de Aguascalientes, Carlos Rodríguez Anguiano.

Dejó en claro que la medicina estética en México no deriva de una residencia médica, por lo que a la fecha ningún curso de capacitación en esta área puede emitir Cédulas Profesionales de Especialidad; por esta razón, los profesionistas que a la fecha se han capacitado en esta área están considerados únicamente como “practicantes de la medicina estética, sólo autorizados para docencia e investigación y no podrán ostentarse como especialistas en esta disciplina y tampoco como profesionistas certificados.

Los Consejos de Especialidades Médicas que tengan la declaratoria de idoneidad y que estén reconocidos por el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas, constituidos por la Academia Nacional de Medicina de México, la Academia Mexicana de Cirugía y los Consejos de Especialidad miembros, están facultados para expedir certificados de su respectiva especialidad médica.

El Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva A. C. es el único ente legalmente constituido para el ejercicio de la Medicina Estética en nuestro país.

Ante esta situación, la Autoridad Sanitaria Estatal debe clarificar el campo de acción y las diferencias que hay entre un cirujano plástico reconstructivo y un practicante de medicina estética; al permitir que éstos ofrezcan libremente servicios como cirujanos plásticos, se incrementa el riesgo de dejar serias secuelas en los pacientes, precisamente porque no están capacitados para hacer los procedimientos quirúrgicos inherentes.

“No es lo mismo capacitarse un sábado de cada mes, que seis años, incluidos fines de semana y días festivos, dentro de los hospitales del sector salud”.

Resaltó que resulta grave que los esteticistas renten consultorios en hospitales de prestigio y se hagan pasar por cirujanos plásticos, con anuencia de los administradores, situación que debe verificar y sancionar el ISSEA.

Finalmente, Rodríguez Anguiano mencionó que recientemente la SCJN resolvió que no puede compararse a un maestro en cirugía estética con un cirujano plástico reconstructivo, porque sencillamente se trata de carreras diferentes, y la currícula académica es muy contrastante.