Ya hay en México empresas que negocian con más de un sindicato de trabajadores y no les pasa nada, lo que hay que vigilar es que la nueva libertad sindical no genere intromisiones de representaciones especializadas en áreas ajenas a su interés primario, señaló Juventino Romero de la Torre.
El presidente de la Comisión Laboral de Coparmex Aguascalientes advirtió que si un sindicato de mineros se presenta con intenciones de representar a maestros de un colegio o personal médico en un hospital, entonces sí hay que preocuparse.
En ese sentido, recordó ante representantes sindicales, autoridades laborales y directivos empresariales, que el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificado la semana pasada por el Senado de la República, más que inquietud debe producir unión por lo menos para Aguascalientes.
“Y es que tras su ratificación en el Congreso de la Unión, el documento debe ser inscrito en Ginebra, Suiza, ante la propia OIT y a partir de ello tendrá que transcurrir un año completo para que entre en vigor en el país”.
Al respecto, consideró que es tiempo suficiente para que los propios legisladores que lo han ratificado saquen adelante las reformas secundarias que expliquen cómo va a operar ese convenio en México.
“Si ello ocurre, entonces los tres sectores con injerencia en el tema laboral como son los patrones, las autoridades y desde luego la representación de la clase trabajadora, podrán sentarse a la mesa y acordar la protección del empleo, su mayor impulso, mejora en la remuneración y la estabilidad del clima laboral en la entidad”.
Romero de la Torre dejó en claro además que la consulta tripartita respecto del Convenio sí se cumplió hace dos años, cuando el Gobierno lo dio a conocer a los sindicatos y a los organismos empresariales.
Sin embargo, el país estaba más atento en integrarse al TPP y en ver ganar a Hillary Clinton en Estados Unidos, que decidió postergar su ratificación para un tiempo más políticamente pertinente.
“Ningún factor se cumplió pero sobrevino la elección presidencial y también exigió suspenso, por lo que la ratificación actual ya estaba cantada, no debe sorprender ni inquietar y por el contrario, exige cerrar filas y afrontar unidos lo que venga”.