Los derechos generados ante el IMSS por el pago de cuotas obrero-patronales a lo largo de la vida productiva del trabajador (500 semanas conforme la Ley de 1973; o 1,250 de acuerdo a la Ley de 1997), pueden perderse después de algunos años de no cotizar a esta institución.
Entre estos derechos ganados destaca la pensión por cesantía o vejez, misma que los interesados buscan generalmente, hasta que cumplieron 60 años.
“En ese momento, el 20% descubre que la vigencia de sus derechos venció tiempo atrás y no puede acceder a ningún tipo de pensión -cesantía, vejez, invalidez o viudez-”.
La encargada de la Jefatura de Afiliación y Cobranza, Adriana Navarro, explicó que en estos casos la ley en la materia contempla la posibilidad de recuperar estos derechos, cotizando 54 semanas más, es decir, que el interesado trabaje y/o cotice al IMSS durante un año.
La aplicación de este recurso es muy limitada, dado que a los 60 años de edad, es muy baja la probabilidad de que el trabajador sea contratado por algún patrón.
“Si bien existen algunas modalidades de aseguramiento que permiten cotizar semanas, sólo es accesible si los derechos del trabajador están vigentes”.
Destacó que la vigencia de derechos se conserva durante la cuarta parte del tiempo que el trabajador cotizó al IMSS, es decir, si el derechohabiente cotizó 1,250 semanas, conservará sus derechos durante 312.5 semanas a partir de su última baja laboral.
Dentro de este período, puede incluso comprar alguno de los Seguros que ofrece el IMSS para seguir cotizando y no perder los derechos de referencia, en tanto cumple los 60 años.