La coordinadora auxiliar del Gestión Médica, Maricela Saldaña González, advirtió que tomar poca agua daña los riñones, así como el sedentarismo y las adicciones. De ahí la importancia de ejercitarse e hidratarse.
El IMSS en Aguascalientes invita a practicar chequeos médicos anuales a niños, adolescentes y adultos para identificar factores de riesgo que puedan dañar los riñones o desarrollar insuficiencia renal crónica.
Las principales causas de esta enfermedad son la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y el sobrepeso, no obstante, el estilo de vida sedentario y los malos hábitos higiénico-alimenticios también pueden dañar los riñones.
Comentó que actualmente esta Delegación del IMSS atiende a más de 1,300 pacientes con insuficiencia renal crónica, quienes en algún momento requerirán un trasplante renal como soporte de vida.
“Para estos pacientes, se realizan cada año alrededor de 70 mil sesiones de diálisis y hemodiálisis, cerca de 50 trasplantes renales y -para que su organismo no rechace el riñón, brinda tratamiento de por vida a alrededor de 700 trasplantados”.
La especialista reiteró la invitación a la población para que se realice chequeos de salud, por lo menos una vez al año. De igual forma, recomendó hacer ejercicio en forma regular, tomar diariamente dos o tres litros de agua, comer verduras tres veces al día y sobre todo, reducir las carnes rojas, el refresco y el alcohol.
“El sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol y de refrescos, aunado a una baja ingesta de agua y una mala alimentación, dañan los riñones. Además, son el origen de los altos índices de diabetes, hipertensión, sobrepeso y obesidad que, en efecto, son causa de insuficiencia renal crónica. Por eso es muy importante detectarlos y darles tratamiento en etapas tempranas”.
Los principales síntomas de la diabetes son: sed excesiva, orinar muy frecuentemente, fatiga, pérdida de peso, visión borrosa, infecciones frecuentes, heridas que tardan mucho en sanar, hormigueo o entumecimiento de pies, y encías rojas e hinchadas.
Para identificar oportunamente la hipertensión arterial, se debe estar atento a dolor de cabeza, náuseas o vómito, confusión, cambio en la visión y sangrado nasal. Respecto al peso corporal, éste debe considerarse signo de alarma cuando se encuentra por arriba del peso ideal, en un 30% o más.