No metieron las manos

La semana pasada se jugó la final de ida en la Liga Femenil de Futbol del Bajío cuando Alacranes de Aguascalientes recibieron en casa a la Finca de Irapuato, el choque terminó mal para el equipo aguascalentense que se llevó una goleada de 1-5 en el primer choque. Ayer se disputó el encuentro de vuelta en territorio de Irapuato en el Estadio Sergio León Chávez para definir a las campeonas, en punto de las 15:00 horas comenzó el partido que terminó siendo solamente de un lado.
Fueron apenas 15 minutos los que corrieron en el reloj de juego sin anotaciones, al 16′ cayó el primero de las freseras con un remate de cabeza a segundo palo de Andrea Moreno tras un tiro de esquina, consiguiendo poner al frente a las locales. En tan solo cuatro minutos cayeron tres goles más para las locales, Andrea Moreno marcó con un disparo lejano al 32′, al 36′ un error de la zaga de Alacranes y la arquera dejaron a Stefania Cornejo empujando la esférica a centímetros de la línea de gol mientras que Gris Ramírez aprovecharía rebotes dentro del área en tiro de esquina para poner el cuarto gol en la primera mitad, aumentando el global a 9-1.
Ya en el segundo tiempo se vivieron muchos cambios, Leslie Banda remataría una diagonal matona para el quinto, mientras que después de un tiro libre que pegó en el travesaño Romina Castro mandó la pelota a las redes para el sexto. La cuenta se cerró al 73′ con otra anotación de Leslie Banda que cerró la goleada 7-0, que terminó con un global contundente de 12-1 para Irapuato que se coronaron campeonas absolutas de la liga venciendo fácilmente a las Alacranes.
A pesar de la estrepitosa derrota que sufrieron las Alacranes de Aguascalientes, lograr el subcampeonato de este torneo tiene un gran mérito para el equipo que sin mucho tiempo de trabajo ha logrado dar resultados rápidamente, logrando un meritorio subcampeonato que fue mucho más de lo que se esperaba al finalizar la temporada regular.