Froylan Escobar / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-A Manuel «El Loco» Valdés, la alegría de cumplir un año más de vida no la opaca ni sus problemas de salud ni la ausencia de su hijo Cristian Castro.

Por eso ayer, el actor celebró su onomástico 89 rodeado de familiares, amigos y una buena comida.

«No me hizo falta nada porque estuve muy bien acompañado con todos mis hijos, mi hermano (Antonio) ‘El Ratón’ Valdés que me ha atendido de maravilla y mi nieto Iván», dijo el comediante.

Al festejo, en un restaurante de comida española de la colonia Polanco, acudieron sus hijos Marcos, Pancho, Manuel, Michel y Pedro, además de su hermano Antonio, el productor Alejandro Gou y el actor Benito Castro.

El gran ausente fue Cristian Castro, el hijo que tuvo con Verónica Castro, y de quien ni él ni nadie más quiso decir algo.

Sin embargo, «El Loco» recibió una felicitación por parte de la protagonista de Rosa Salvaje.

«(A Verónica) le dije que si quería venir, pero no me contestó, le dije: ‘si quieres venir, ven, pero si no, tranquila porque aquí están los pinches periodistas que están ch…», expresó entre ligeras risas.

Sus ganas de festejar no se la quitó ni siquiera una anomalía que le detectaron hace unos días, tras realizarse una tomografía como parte de su chequeo y tratamiento contra el cáncer que padece.

Su nieto Iván aseguró que comenzarán un tratamiento una vez que tengan los resultados de los estudios.

«A pesar de lo que le digan, él ha vivido una vida plena y el tiempo que le quede lo seguirá viviendo al máximo.

«Estamos viendo que no sea nada grave, pero en caso de que sea algo maligno, los doctores nos comentaron que lo tratarán con radiaciones, si es que llegara a suceder», explicó Iván en entrevista.

El nieto del actor adelantó que preparan una serie de «El Loco», de la cuál él será asesor y de la que no quiso dar muchos detalles.

«Nos enfocaremos al auge que tuvo cuando presentó Ensalada de Locos (1971). Será un recuento de la cúspide de sus proyectos.

«Va a haber un poco de todo él dice que va a contar todo porque ya no hay nadie que le pueda reclamar», comentó Iván.

Luego de casi cuatro horas, Manuel «El Loco» Valdés abandonó el lugar transportado en su silla de ruedas por su enfermera Pilar, de quien dice está enamorado.