Otra vez aparecen las extorsiones telefónicas y esta vez los delincuentes eligieron a un padre de familia, a quien le hicieron creer que tenían secuestrada a una de sus hijas y le pidieron dinero a cambio de dejarla en libertad.
Sin embargo, policías estatales que atendieron el reporte, evitaron que se concretara la extorsión, además de localizar a la hija de la víctima, la cual se encontraba en su lugar de trabajo.
Los hechos se registraron durante la mañana de ayer, cuando policías estatales que realizaban labores de vigilancia por la avenida Poliducto, fueron interceptados por un hombre quien les pidió ayuda.
Esta persona les informó que minutos antes había recibido una llamada telefónica de un sujeto desconocido, quien le comentó que era integrante de un grupo de la delincuencia organizada y que tenían secuestrada a su hija, por lo que si la quería ver otra vez viva, tenía que pagarles una fuerte suma de dinero por su rescate.
Ante la sospecha de que pudiera tratarse de una extorsión telefónica, los oficiales le indicaron que no entregara nada de dinero mientras localizaban a la hija y así verificar que todo se trataba de una farsa.
Minutos más tarde, los policías estatales localizaron a la hija de esta persona, confirmándose que se encontraba bien e incluso desconocía de la llamada que había recibido su progenitor.