MONTERREY, N. L.- El volante de los Tigres, Damián Álvarez, agradeció el gesto que tuvo Juninho con él al permitirle levantar el trofeo de campeón en el BBVA Bancomer en el que sería su último torneo como jugador activo.
Aunque no jugó ni un sólo minuto en la Final, Álvarez recibió la oportunidad de vivir el histórico momento.
“No importa (que no jugué), este semestre ha sido distinto para mí, mis compañeros me han hecho sentir muy importante, esta capacidad humana que tiene el equipo hace que hoy pueda levantar la Copa y eso no lo voy a olvidar nunca”, señaló Álvarez.
El “Enano” reconoció el respeto que tuvo la afición rayada pese a la derrota al aplaudir al campeón y dijo que eso debe servir de ejemplo para el futuro.
“Siento que fue de las Finales con más Fair Play del comportamiento de todos.
“(La afición de Rayados) es un ejemplo para los siguientes años, nosotros también les brindamos un aplauso. Son las mejores aficiones del país y esto es una fiesta, hay rivalidad de colores, pero un buen ambiente”.
-¿Qué sigue para ti?
“No puedo pedir más nada”, dijo el cuatro veces campeón felino.
“No sé que siga, el día más feliz de mi carrera es hoy, ya es suficiente con lo que me han regalado mis compañeros”.
Álvarez llegó a Tigres para el 2010 y es uno de los rostros emblemáticos de esta generación dorada felina. (Juan Carlos Jiménez/Agencia Reforma)