No le interesa la fama

María del Sol festejó ayer 40 años de carrera en el Lunario

CDMX.- Cuando María del Sol subió anoche al escenario del Lunario, lo hizo confiada del aprendizaje que ha tenido en cuatro décadas de carrera y con algo muy claro: ya no le importa la fama.
“Algo que ya no haría sería apostar todo a la fama, al triunfo, porque finalmente son tan efímeros y duran tan poquito que te desanimas, te traumas, te frustras.
“Ya llevo un buen tiempo viendo mi carrera como cantante desde otra perspectiva, más allá de querer estar en el número uno”, consideró la cantante en entrevista, mientras alistaba su show 4to Piso.
Su perspectiva sobre el éxito ha cambiado y sabe que más allá de los lujos que puede ganar gracias a su interpretación, es su talento lo que debe disfrutar.
“Dios me ha dado la voz, es un don y un regalo. Utilizarla es un privilegio y debo tener claro dónde y cómo utilizarla.
“El canto lo disfruto. Hoy (ayer) es un día particularmente con muchas emociones: estoy a la expectativa, pero a la vez no tengo a mi hija cerca, porque está en otro continente”, compartió.
El festejo de sus 40 años como cantante se dio en el Lunario, como parte del ciclo de noches de Cabaret.
“Me gusta mucho este concepto porque es como yo comencé, hace 40 años. No sé cómo me dejaban entrar a las discotecas a mis 14 años para cantar. No sé cómo no nos llevaron presas a mi mamá y a mí.
“Antes el cabaret era donde podías ir a ver los grandes espectáculos, hoy en día debe ser igual. Este es el festejo de los 40 años, para lo que vienen amigos cantantes y famosos”, dijo.
Nadia, Yuri y Fermín IV, de Control Machete, fueron los cómplices de la intérprete en el epítome de su carrera.
“Estos 40 años han tenido de todo: de chile, mole y guacamole. Ha habido momentos memorables en cuanto a premios, logros y triunfos, y también enseñanzas.
“En este tiempo, lo que puedo decir al final es que estoy inmensamente agradecida con Dios por dejarme estar acá”, señaló. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)