Treintañeros se enfrentan a presiones sociales por alcanzar pronto éxito profesional. Aurelio Coronado Mares, presidente del Colegio de Psicólogos, comentó que en el siglo XXI se ha extendido la creencia popular de que las conquistas laborales se deben alcanzar antes de cumplir los 35 años de edad, lo cual implica una fuerte presión social, pues se considera que si se rebasa dicha franja serán pocas las posibilidades que se tendrán a futuro de destacar en cualquier ámbito.
Comentó que a pesar de los avances en materia de equidad de género, en las mujeres esta presión social se acentúa en mayor medida, ya que en algunos estratos es común que algunas de ellas suelan sufrir depresión, estrés y sentimiento de soledad por no alcanzar algunas expectativas sociales, como formar una familia.
Coronado Mares refirió que lo anterior no implica que exista una crisis de los treinta, sino que en la sociedad todavía persiste un pensamiento machista, en el cual a las mujeres se les cataloga por su edad; mientras que en el caso de los hombres, existe una presión por una sociedad competitiva, en la cual, se han establecido estándares de éxito.
Comentó que de acuerdo a estudios psicológicos realizados sobre este tema, el estrés en el trabajo, las relaciones de pareja y de amistad, y las expectativas, son los principales factores que desencadenan conflictos emocionales en las personas que se encuentran en este grupo de edad, y estos tipos de comportamientos se acentúan en adultos que cursaron la educación superior, pues en ellos es más fuerte el deseo de tener éxito.
Para concluir, el presidente del Colegio de Psicólogos destacó que en las futuras generaciones esto podría cambiar, pues desde temprana edad han vivido en condiciones tecnológicas y culturales distintas a otras generaciones, lo que podría modificar el concepto de la edad, pero esto sólo podrá comprobarse con el paso del tiempo.