Armando Rodríguez Domínguez, esposo de la alcaldesa de San José de Gracia, María Cristina López González, rehusó interponer queja alguna en contra de las autoridades participantes el domingo pasado en una diligencia de cateo en su domicilio particular.

El también ex presidente municipal de SJG, compareció ayer ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos con la finalidad de exponer que no era su deseo proceder en tal sentido.

Así, en documento suscrito ante el profesional investigador de la CEDH, Víctor Arnulfo Lucio González, reconoció que el cateo realizado en su domicilio fue con una orden.

Esa orden, dijo, la entregaron los elementos que realizaron la revisión y “en ningún momento fui víctima de malos tratos ni se me violentaron mis derechos humanos”, aseguró con su rúbrica al calce.

La comparecencia de Rodríguez Domínguez en la CEDHA tuvo una duración de apenas doce minutos, en los cuales dejó en claro que no llevaba la intención de presentar queja contra ninguna autoridad.

Aseguró que era todo lo que tenía que manifestar por el momento y sin algo más que asentar, la comparecencia se dio por terminada tras la lectura y firma del acta que se levantó por su presentación.

Cabe recordar que apenas 24 horas antes, el propio ex alcalde acompañado por siete de los once presidentes municipales del estado, se presentó en la sede de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y participó del pronunciamiento conjunto hecho en el sitio, que acusó persecución política del Gobierno hacia los alcaldes en la entidad.