Ante el problema de salud mental a que se enfrenta la sociedad aguascalentense y la creciente ola de suicidios, urgen que las autoridades actúen y sumen las voluntades no sólo de diputados sino de ciudadanos que quieren participar para dar con programas fehacientes que permitan reducir este fenómeno que ha propiciado ya una enfermedad social.

Así lo manifestó el diputado Heder Guzmán Espejel, quien resaltó que si bien como miembro de la Comisión de Salud en el Congreso del Estado ha tenido reuniones con directivos de distintas áreas del sector salud, el secretario de Salud, Miguel Ángel Piza, “no ha mostrado mucho interés por sacar un programa específico para prevenir el suicidio”.

Refirió que existe la Línea de la Vida y el 911, pero “seamos realistas, ¿acaso alguna persona con ideas suicidas podría llamar, se acordaría de los números a marcar, y si es que le llegan a contestar, tendrá el apapacho que necesita?”, cuestionó el legislador.

El problema es realmente preocupante, “de hecho estamos preparando un posicionamiento que tiene que ver con este tema, tenemos que prevenir el suicidio pues el mes ha empezado muy mal, siguiendo la pésima racha de 2019”.

Por lo que respecta al Legislativo, consideró que aún se está a tiempo de proponer readecuación al Presupuesto de Egresos y autorizar un recurso más para programas de prevención al suicidio y de atención a los pacientes con enfermedades mentales, pues en este año el Centro Agua Clara sólo recibirá 15 millones 583 mil pesos para su operación, pero es claro que las necesidades ahora son distintas a 2018 y 2019 cuando se trabajó con este mismo recurso.

“Buscaremos la alternativa desde el Congreso del Estado, como Comisión de Salud o en lo particular, para que se pueda destinar un recurso a la implementación de jornadas para la prevención del suicidio”.

Lamentó que al secretario de Salud pareciera no importarle este problema social, pues es tiempo de que muestre interés y ya no sólo planear desde un escritorio o dar declaraciones, sobre todo porque hay asociaciones ciudadanas interesadas en sumarse, sólo falta saber si acaso habrá un plan rector, “hace falta la iniciativa de la autoridad”, concluyó.