RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Vergonzosa fue la manera en que tomó protesta la nueva presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Y me parece vergonzosa por lo que nos dicen los partidos, vergonzoso por lo que nos dice el Senado y vergonzoso por ella también por la forma tan debilitada en que llega a la CNDH. Con mucha atención leí lo que puso Xóchitl Gálvez sobre lo ocurrido el jueves pasado y efectivamente hay algo que deja dudas sobre el procedimiento en que se nombró a Rosario Piedra Ibarra como titular de la CNDH y me parece muy difícil pensar que hubo una voluntad anticipada de provocar todas estas confusiones acerca de la votación. Lo cierto es que era importante repetir la votación en el Senado para darle un respiro a Rosario Piedra e incluso para que se quedara ella, porque el tema no era Rosario Piedra Ibarra, el tema era la manera en que llegó y la forma en que el martes, después de decir “vamos a reponer el procedimiento”, se convirtió aquello en algo realmente vergonzoso, propio de un país bananero.

Lo anterior nos hace reflexionar: ¿No vamos a aprender de lo de Bolivia? Creo que de lo que se debe tratar es de apuntalar las instituciones, no de debilitarlas. Y es que acabamos de ver lo de Bolivia y la usurpación de instituciones que eran democráticas y eran autónomas. En lo personal creo que simplemente esta captura del gobierno de López Obrador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es un paso más en nuestro país de todas las instituciones que están perdiendo su independencia, su autonomía; con lo anterior se están perdiendo contrapesos y equilibrios, lo cual no es sano para la vida institucional del país.

De acuerdo a la manera en que fue elegida Rosario Piedra Ibarra podemos asumir que no podrá cumplir con un papel independiente en su encargo porque para empezar no tiene el conocimiento técnico, además está absolutamente parcial y sin dudarlo va a cumplir los deseos del presidente ya que es una militante de MORENA. Ojalá y me equivoque y no sea así. Aunque será difícil que la nueva Ombdusperson Rosario Piedra Ibarra pueda ejercer de manera imparcial su labor, y eso es muy lamentable tanto por la institución y la persona, pues la fusión de la institución con la persona tiene como único eje el de la autoridad moral, por lo que sin creer plenamente si hubo o no un fraude electoral en la elección de ella, desafortunadamente sí carece de la autoridad moral necesaria para servir a las víctimas que en el fondo esa es la materia a resolver en una Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Una forma de entender lo anterior sin las complicaciones partidistas es ver lo que dicen los colectivos de Derechos Humanos que por décadas literalmente se han dedicado a avanzar en la agenda de los Derechos Humanos en México y lo que dicen ellos es: “el proceso estuvo viciado desde un principio, fue una total y absoluta simulación, el presidente quería a Rosario Piedra ahí, mandó la indicación, por no decir la orden, y los senadores con Ricardo Monreal a la cabeza, y con la complicidad de los senadores del PRI, se hizo todo lo que se tenía que hacer en el Senado para que Rosario Piedra Ibarra fuera la nueva titular de la CNDH.

Alguien pudiera cuestionar si no fue así con los anteriores presidentes de la CNDH, y pudiera ser que sí, pero en este caso Rosario Piedra no cumple con los criterios que están establecidos de idoneidad, autonomía y de independencia, así como de no militar en ningún partido político y en este caso, a pesar de que Rosario Piedra había afirmado que su relación con MORENA era de militante, resulta que mintió pues mediante un documento del Instituto Nacional Electoral -INE- se demostró que la señora Piedra Ibarra ¡Es integrante del Consejo Nacional de Morena! Por lo tanto no era elegible. Y en su nuevo encargo se prevé que esté a las órdenes de López Obrador, pues para eso la puso ahí. Y no es que los presidentes de la CNDH anteriores no hayan tenido favoritismos o cercanía con el poder, pero había por lo menos una base desde la cual ellos ejercían la titularidad de la cndh. en esta elección del titular de la CNDH el país entero pudo observar a un Ricardo Monreal en su más pura esencia: marrullero y ahora un gran operador de López Obrador en el Senado, que el martes pasado dijo que habría un recuento de votos sabiendo que no se iba a hacer. Todo lo operó Ricardo Monreal y la verdad es que le salió pero muy mal, hubo mucho desprestigio ante los ojos de la población de la manera tan desaseada que están trabajando en el parlamento. En conclusión, Rosario Piedra Ibarra llegó a la titularidad de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por el apoyo de López Obrador a pesar de que había muy buenos candidatos que cumplían con los requisitos.

Mucha gente podrá decir que así era antes, sin embargo López Obrador prometió que ellos iban a ser diferentes y no, no son diferentes… salieron peores.

 

PRESENTACION DEL NUEVO LIBRO DE OTTO GRANADOS

El ex gobernador y ex secretario de Educación, Otto Granados Roldán, presentará el próximo sábado 30 de noviembre su más reciente libro el cual se titula «El recuerdo y las heridas: el asesinato de mi abuelo», que acaba de publicar la editorial Cal y Arena. Vidal Roldán Ávila, abuelo de Otto Granados fue diputado, senador y presidente municipal de Aguascalientes en el año de 1920. Sin duda que este libro nos presentará y develará cosas interesantes sobre este importante personaje de la vida política aguascalentense. Desde ahora me saboreo el leer esta publicación, sobre todo por la deliciosa prosa del autor. La invitación es al público en general y será a las 12:30 horas en el Museo de Aguascalientes.