Entrevistado en el marco de la celebración del Día del Cartero, el secretario general del Sindicato de Correos, Juan Armando Martínez Godínez, reconoció que Correos de México actualmente vive una crisis, sin que ello signifique su desaparición o extinción. El servicio postal mexicano cuenta con 150 empleados en el estado, de los cuales, 100 componen la fuerza de repartos. Por poner un ejemplo de las carencias que padecen los empleados postales, solamente 30 de las 40 motociclistas con las que cuentan funciona adecuadamente. “En este momento no somos autosuficientes, los números no nos favorecen, pero tampoco somos una carga para el Estado”. Finalmente, compartió que el gremio tiene expectativas con el cambio de gobierno federal: se busca que los tres niveles de Gobierno deberán mover toda su correspondencia por Correos de México y eso les generaría una mayor cantidad de trabajo.