Una vez que el gobernador Martín Orozco Sandoval decidió que Aguascalientes no se sumaría al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) con las características planteadas desde nivel central, en lo local es un tema que seguirá siendo analizado con la intención de continuar en la mesa de los acuerdos en torno al tema con autoridades federales.

Así lo expresó la secretaria general de Gobierno, Siomar Estrada Cruz, quien subrayó que Orozco Sandoval ya ha presentado su posicionamiento, sobre todo al cuestionar ante la Federación lo relativo al presupuesto para este esquema de salud, pero “se está analizando incluso la estrategia para seguir en la mesa de los acuerdos”.

Sobre lo que se deberá estar atento, es que la decisión de no firmar el Insabi no perjudique al estado, “no descarto la posibilidad de que el Gobierno Federal tome represalias y remita a cuenta gotas los recursos que corresponden a los estados que no se adhirieron al nuevo esquema”.

El tema preocupante y en el que coinciden varios gobernadores es de dónde se obtendrán los recursos para la atención del tercer nivel de salud, por eso “creo que es un tema que todavía se está analizando, un tema que todavía sigue sobre la mesa y estamos atentos a las decisiones que tome el gobernador y que sigan las mesas de diálogo”.

Comentó que hasta ahora las posturas tanto de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional como del presidente de México han sido mantenerse en su postura inicial, pero lo que debe dejarse de manifiesto es que el Gobierno de Aguascalientes insistirá en que se considere la propuesta que más convenga a los aguascalentenses.

Sobre el mismo tema, el presidente de la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso del Estado, Guillermo Alaniz de León, expresó que en esta entidad el gobernador Orozco Sandoval cuenta con el respaldo de los diputados de la misma extracción partidista que el mandatario estatal, pues “no adherirse al Insabi, permitirá mantener la calidad de los servicios médicos en el estado, ya que ceder a la Federación sus clínicas y hospitales haría que la atención fuera más precaria”.

Advirtió que hay respaldo pleno hacia la postura del gobernador Martín Orozco, al negarse a ser parte del Insabi con las condiciones de centralización, pues “no sé si la Federación tenga la capacidad para poder dar el servicio como lo ha estado manejando, gratuito y universal, cuando vemos ahorita algunos temas como que en algunas enfermedades complicadas como el cáncer, no ha tenido la capacidad para dar los medicamentos”.