El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Francisco Avelar González, hizo un llamado general para sacudir prejuicios respecto de los migrantes y refugiados, así como de las personas con diversos tipos de vulnerabilidades.
Advirtió que, por el contrario, la sociedad en general debemos sumarnos a la realización de acciones solidarias a favor de las personas con mayor necesidad, sea ésta económica, afectiva, educativa o de salud.
Aseguró que son muchos los lugares, incluso en nuestra misma entidad, donde podemos prestar apoyo, y no son pocas las personas que, sin llamar la atención ni pedir reflectores, están esforzándose por cambiar el mundo día a día.
Lo hacen desde la generosidad, la empatía y el humanismo, por lo que se han convertido en un ejemplo que, si seguimos, estará generando un patrón de ayuda proactiva a las justificadas peticiones en redes sociales, por una sociedad mejor.
En ese sentido, consideró que si niños, jóvenes y adultos cristalizamos en los hechos los beneficios para las personas necesitadas desde la acción, estamos cumpliendo el deber ético que tenemos todos.
Avelar González recalcó que la naturaleza de los actos humanitarios presupone que éstos deben realizarse sin ninguna intención de obtener reconocimientos ni beneficios a cambio, salvo la satisfacción de haber ayudado a los demás.
Así, la ayuda, como requisito importante, debe ser desinteresada porque sí puede evitarse en gran medida que, ante una catástrofe natural se condicionen los apoyos o emerjan preferencias selectivas respecto de los lugares y las personas a las cuales brindar ayuda.
Y aunque pueda parecer paradójico, al mismo tiempo que la sociedad invita a practicar la discreción y el desprendimiento de razones egoístas al momento de prestar un servicio filantrópico, también necesita encontrar y hacer visibles a héroes del humanismo y el servicio.
“Y es que, si se mira con cuidado, toda sociedad funda su organización y parte de su desarrollo en la imitación, por lo que las acciones de apoyo y asistencia al necesitado requieren verse, para ser seguidas”, agregó.
El rector de la UAA reiteró que hay mucho dónde ayudar y caminos cercanos para procurar que otros estén mejor de cómo están a través de nuestro apoyo, de tal manera que materializar los buenos deseos que se comparten en línea sobre un mundo mejor, es posible y necesario.