De poco o nada ha servido elevar a delito federal el robo a transportistas, si continúa siendo ridícula la cantidad de personas procesadas por dicho delito, reconoció el presidente de Canacar, Roberto Díaz Ruiz.
El líder de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, lamentó que aunque se tipificó como delito grave el asalto violento contra trabajadores del gremio, no se han podido erradicar las agresiones en carreteras. Incluso, como medida de prevención se les ha recomendado a los trabajadores del volante, no circular en altas horas de la madrugada por lugares de mayor incidencia delictiva, así como evitar circular solos.
En lo que va del año, se han incrementado los robos en carreteras cerca del 20%, sin embargo, dijo, lo preocupante es que más del 50% de las víctimas de delito no denuncian, al considerar que es una pérdida de tiempo, por la impunidad que impera para castigar a los responsables.
«Estamos hablando que menos del 10%, de quienes cometen un delito contra transportistas, llegan a pagar con prisión. Es sin duda una cifra raquítica, tomando en cuenta la cantidad de delitos que se comenten en el país. Lamentablemente la falta de castigo para los delincuentes se está convirtiendo en un problema de impunidad», resaltó.