Tras comentar que el temazcal no debe verse como signo de glamour o moda a seguir, el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, destacó la importancia de informar a los usuarios que dentro del baño de vapor no debe utilizarse ningún aditamento de metal, plástico o cualquier otro material que pudiera calentarse y causar quemaduras.
No deben ingresar personas que hayan ingerido bebidas alcohólicas y evitar periodos prolongados dentro del mismo.
No es del todo recomendable para personas con determinados padecimientos como diabetes, hipertensos, con claustrofobia, migrañas, problemas del corazón, entre otros.
Las altas temperaturas pueden ocasionar infartos al miocardio, estados de descompensación vascular, síntomas de falta de circulación y de oxígeno, mareos, debilidad, deshidratación, vista borrosa, o de las vías respiratorias; por lo que se debe de tener mucho cuidado en mantener una temperatura adecuada, una supervisión continua de quien otorga este servicio, mantenerse hidratados y solicitar inmediatamente atención médica ante la aparición de cualquier síntoma de los ya mencionados.
Octavio Jiménez Macías informó que actualmente, en la entidad, se tienen registrados 38 establecimientos dedicados a procedimientos de embellecimiento, mejor conocidos como Spas, de los cuales 20 cuentan con temazcal.
Detalló que los establecimientos que cuentan con este tipo de baños, deben tener Aviso de Funcionamiento, con personal capacitado, además de hacer visibles las medidas de seguridad necesarias para garantizar que el procedimiento sea exitoso.
Debe estar en un área abierta, derivado del calor que genera, tener una amplitud necesaria, para que mínimo dos personas puedan manipular en el interior y así evitar quemaduras con las piedras que se utilizan.
Se intensificarán las acciones de vigilancia, con la aclaración que sólo se pueden generar visitas de verificación en establecimientos de tipo comercial.