A través del arte, la Asociación Kimakool desarrolla el aprendizaje en niños y jóvenes con capacidades diferentes explotando su creatividad e imaginación, además de fomentar el desapego de los padres a fin de que se vuelvan personas independientes, destacó su presidenta María Antonieta Chávez de Serna.

La presidenta de Kimakool comentó que, mediante la realización de talleres de pintura, desarrollan las habilidades motrices de los menores para que tengan conciencia del espacio, el tamaño, el color y la forma, lo cual les ayuda a desarrollar el intelecto.

Además, señaló que otra disciplina que desarrollan en los chicos con capacidades diferentes es la integración a la sociedad, de ahí que cada año organizan una muestra de las obras que pintan; y con ello también, promueven el desapego hacia sus principales cuidadores, que generalmente son los padres.

La activista comentó además, que la idea de estos talleres de pintura es para que estas personas se den cuenta de que hay maneras de poder salir adelante en la vida y generar recursos a través del arte.

“Cada año se organiza una exposición, no es mucho lo que ganan, pero sí ganan en seguridad, en elevar su autoestima, en ser personas más seguras, más alegres; es muchísimo lo que ganamos con esa exposición, donde hay cuadros que se venden hasta en 800 pesos, y en ellos incluso dedican hasta 6 u 8 meses de trabajo”.

La Asociación Kimakool actualmente atiende a 20 niños y jóvenes desde los 4 hasta los 32 años de edad con distintas discapacidades, tales como parálisis cerebral, autismo y síndrome de Down.

Chávez de Serna señaló que entre los proyectos que la Asociación tiene en mente a desarrollar en un futuro es contar con una Escuela de Arte en General, donde se impartan clases de Música, Baile y Cocina, esto último sobre todo para que también los chicos puedan tener otra forma de ganarse la vida.

“A los chicos les gusta la cocina y con ello podrían vender lo que realicen para que puedan tener otro ingreso”.