Argentina fue el país más interesado para presenciar el partido entre Nigeria e Islandia. Con un rosario en la mano, los albicelestes vieron el encuentro esperando que los africanos pudieran sacar la victoria ya que, si Islandia lograba obtener los tres puntos, Argentina estaba prácticamente eliminada de la Copa del Mundo. Como se esperaba, el juego resultó ser un auténtico choque físico, ambas selecciones priorizaron en la mayor parte del partido el tema físico, de roce, de poder a poder al técnico por lo que resultó un juego ríspido bastante cerrado que parecía no tener un vencedor claro.
En el primer tiempo las cosas fueron muy cerradas, hubo muy pocas opciones de gol frente al marco, ninguna de las dos selecciones estaban decididas a tomar el ritmo del partido y la iniciativa de encontrar la victoria. Apenas al minuto 2 de juego Sigurdsson cobró un tiro libre que iba al ángulo de la portería, Uzoho se lanzó de excelente forma para evitar la caída de la portería nigeriana, tres minutos después el mismo Sigurdsson entró desde el centro del campo para disparar a media altura, el arquero controló fácilmente el remate. El dominio al principio fue de los islandeses que tuvieron algunos acercamientos más que hicieron temblar tanto a argentinos como a nigerianos, sin embargo, no pudieron hacer notar su superioridad en el marcador y se fueron sin anotar durante el primer tiempo. Por el trámite de juego, por la manera en la que jugaron ambas selecciones parecía que se viviría el primer partido sin goles del torneo, pero las cosas cambiarían para la segunda parte.
Apenas a pocos minutos de iniciado el segundo tiempo, Nigeria hizo valer su velocidad en el juego, desde un contragolpe Moses mandó un centro potente desde la derecha, Musa recibió el balón desde el aire de una manera impresionante para acomodare el balón y de volea reventar el marco para abrir el marcador a favor de los africanos que gritaron más en Argentina que en ningún otro lugar, esto al 49′. Con la ventaja, Nigeria se animó y tomó la batuta del encuentro al tener mayor posesión de balón y mayor agresividad en sus ataques. Al 74′ Musa volvió a tener una de peligro cuando desde afuera del área sacó un derechazo que pegó en el travesaño.
Al 75′ en una escapada desde la izquierda Ahmed Musa tomó la pelota desbordando rivales y enganchando hacia adentro, se llevó al arquero Halldorsson y ante dos defensas que se encontraban en la línea de gol fusiló para su segundo gol del partido y su cuarto gol mundialista. Este gol revivió totalmente a los argentinos que volvían a soñar con pasar de ronda de grupos. Al 82′ Sigurdsson tuvo la oportunidad de descontar para Islandia en un penal, el jugador del Everton mandó su disparo por encima de la portería acabando con las esperanzas vikingas de reaccionar en el partido.
Con la victoria de Nigeria, las cosas se aprietan en el Grupo D, el segundo boleto se lo jugarán Islandia, Nigeria y Argentina en la última jornada para ver cuál de las tres selecciones puede avanzar a la siguiente ronda. Sin duda alguna, será el boleto más peleado de toda la fase de grupos, Argentina vive y sueña con seguir peleando en Rusia 2018.