Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CDMX.- La Plaza México busca liberarse de la obligación de integrar sus carteles con al menos 50 por ciento de matadores, novilleros y rejoneadores nacionales, pero un juez federal no estuvo de acuerdo.
Juan Pablo Gómez, juez Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, negó el 1 de septiembre un amparo promovido por Tauroplaza México, empresa operadora del coso de Insurgentes, que impugnó una sanción impuesta por la Delegación Benito Juárez.
En la corrida inaugural de la pasada temporada grande, el 12 de noviembre de 2016, que fue la primera de Tauroplaza, ésta violó la ley al presentar un cartel con dos matadores españoles, José Mari Manzanares y Alejandro Talavante, y sólo un mexicano, Eulalio López “Zotoluco”, lo que provocó una multa cuyo monto no se conoce públicamente, pero no puede rebasar 15 mil 98 pesos.
Tauroplaza, propiedad del empresario Alberto Bailleres, alega que la obligación de equilibrar actuantes mexicanos con extranjeros viola el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre México y la Comunidad Europea en lo relativo al llamado “trato nacional”.
“Tanto México como la Comunidad Europea acordaron otorgar a los prestadores de servicios de sus nacionales un trato no menos favorable a los que se otorgue a los nacionales de sus propios países”, alegó Tauroplaza, al impugnar el artículo 47 de la Ley para Celebración de Espectáculos Públicos.
Desde 2006, ese artículo establece: “Todos los carteles deberán estar integrados por el 50 por ciento de participantes mexicanos como mínimo”.
El juez Gómez aclaró que el tratado con la Comunidad Europea es un acuerdo comercial y no regula temas de derechos humanos, por lo que no se puede aplicar para cuestionar la constitucionalidad de la ley capitalina sobre espectáculos públicos.
También rechazó que se viole el derecho humano de libertad de trabajo, pues no hay restricción alguna para celebrar corridas, salvo equilibrar mexicanos con extranjeros.

¡Participa con tu opinión!